La sociopatía propia de estilo educativo negligente

Las dinámicas propias del estilo educativo negligente por parte de los progenitores da como resultado, en el futuro, a hijos salvajes incapaces de socializar correctamente y que cometen delitos. Si además, los padres de estos jóvenes también fueron criados bajo una supervisión irresponsable e indiferente, al ser inmaduros en este aspecto es muy difícil que sepan cómo enderezar a sus vástagos, si acaso les preocupa lo más mínimo. David Lykken sugiere que los cambios culturales recientes que se han producido en Estados Unidos, han contribuido al crecimiento de la incidencia de esta educación inepta de los hijos.

Tal y como dice el propio autor: “las personalidades antisociales responsables de la mayoría de los delitos en EEUU, no son psicópatas. Son sociópatas” ( Así pues, las personalidades sociópatas son más numerosas y representan un mayor problema social debido al aumento de los índices de delincuencia y violencia. Se encuentran muy presentes en la sociedad occidental, y más en las ciudades que en las poblaciones rurales.

El perfil típico del sociópata

La sociopatía es el subgénero más amplio del Trastorno de Personalidad Antisocial. En él encontramos a individuos (normalmente hombres jóvenes aunque la presencia de mujeres está aumentando) que no se socializaron bien en la infancia y adolescencia. Estas carencias en su desarrollo moral y afectivo son la base necesaria para que pueda surgir un caso de sociopatía.

sociópata

“Los sociópatas (…) poseen características impulsivas o modelos de hábitos que pueden atribuirse a un aprendizaje desviado que interacciona, quizá, con tendencias genéticas también desviadas”

Esto no debe llevarnos a error, puesto que el temperamento de un sociópata es muchas veces normal a pesar de la torpeza paterna; mientras que otros pueden ser nerviosos o buscadores constantes de estímulos. La mayoría de población reclusa satisface los criterios diagnósticos del Trastorno de Personalidad Antisocial que identifican a más de la mitad de hombres que consideramos “delincuentes comunes”.

En resumen, el sociópata es el producto fallido de una educación negligente y sin disciplina. Cabe decir, no obstante, que haber recibido una educación deficiente no es el único factor que explica la sociopatía. No es raro encontrarse con personas que, pese a las muchas dificultades que pasaron durante su niñez, han podido buscar su lugar en el mundo y ser individuos con los que podemos relacionarnos con total normalidad.

¿Cuál es la diferencia entre sociópata y psicópata?

Los sociópatas son más emocionales

Tienden a ser más nerviosos y más fácilmente agitables. Son proclives a tener estallidos emocionales y de ira. Suelen tener niveles socioculturales más bajos y vivir en los suburbios de las ciudades. Son poco capaces de mantener un puesto de trabajo durante mucho tiempo. Les cuesta formar vínculos de intimidad con otros, aunque no es imposible.

psicópata

Los crímenes o delitos de los sociópatas suelen estar desorganizados, más que planificados.

Los psicópatas son planificadores y carecen de empatía

Las personalidades psicopáticas, tienen carencia de empatía y son incapaces de formar vínculos emocionales. Tienen un encanto superficial que les permite manipular y engañar a los demás. Suelen ser inteligentes, educados y tener trabajos fijos.

Al cometer crímenes o delinquir, suelen planificarlo muy detalladamente y suelen mantener sus emociones bajo control. Son fríos y calculadores. Esto los diferencia especialmente de los sociópatas.

Las causas de la sociopatía y psicopatía son distintas

La causa de la sociopatía es diferente a la de la psicopatía. Se cree que la psicopatía es el resultado de una configuración biológica y genética determinada. Mientras que el origen de la sociopatía es más ambiental. Son las experiencias tempranas las que mayor influencia han tenido en el desarrollo del trastorno.

La psicopatia está más relacionada con un defecto fisiológico relacionado con un infradesarrollo del área cerebral relacionada con el control de impulsos y las emociones. Por otro lado, la sociopatía tiene más que ver con traumas infantiles y abuso físico y emocional. Por lo que esta parece ser más aprendida que innata. De hecho, los sociópatas sí pueden llegar a sentir empatía en ciertas circunstancias y con ciertos individuos.

Sin embargo, es cierto que no todas las personas que han sufrido traumas y abusos infantiles son sociópatas. Por tanto, seguiría habiendo ciertos rasgos temperamentales de base que interaccionarían con las experiencias vividas, dando lugar al trastorno.

Esto puede explicar las diferencias en la capacidad de rehabilitación de unos y de otros. Los psicópatas, una vez que ingresan en prisión no suelen rehabilitarse, y si son puestos en libertad en la mayor parte de los casos reinciden. Esto ocurre mucho menos con los sociópatas y otros delincuentes comunes.

Fuente Historia/Internet

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: