El uso de algunos dispositivos tecnológicos de comunicación puede impedir la concentración. Los expertos que estudian la interacción del hombre con las máquinas en medios como la mensajería instantánea, los recordatorios del calendario, las alertas de correo electrónico y los pop-ups (ventanas emergentes de publicidad) informan de que los usuarios de la tecnología inalámbrica sufren "sobrecarga de distracciones y atención parcial contínua".

El resultado de una sucesión de interrupciones es que "uno se arriesga a no concentrarse exclusivamente en determinado pensamiento o percepción por mucho tiempo y a no ser capaz de terminar un trabajo de una sola vez", dice la revista Newsweek.

Entre otros inconvenientes, tales distracciones pueden ocasionar "pérdida de memoria", "merma en la precisión de la memoria" y errores desastrosos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: