fotografia

El naviero griego Onasis compró esta isla situada en el mar Jónico cuando su fortuna le permitía comprarlo todo. Sus restos permanecen enterrados en la isla que nadie puede visitar y que ahora es propiedad de su nieta, única heredera del hombre que se casó con Jacquelin Kennedy. Cuando Onasis compró la isla, era un terreno rocoso, árido y sin agua ni luz y el magnate la transformó en un oasis de vegetación frondosa.  Canalizó y dotó de agua la isla,  trajo arena fina de África y  plantó àrboles y plantas de varios países del mundo y transformó la isla  en un paraíso solo para él y su familia.

fotografia

Según el testamento del armador, la isla no se puede vender por lo que Athina, la actual propietaria, está intentando alquilarla a un millonario ruso para que se abra al turismo, aunque varios medios se empeñan en decir que la esta vendiendo. Aristóteles Sócrates Onasis fue el fabricante de barcos más famoso del siglo XX y el hombre con la fortuna más grande del mundo. Había nacido en Turquía, en un territorio que pertenecía a Grecia en 1906 y hasta 1975 que falleció, su vida fue una carrera meteórica para alcanzar la mayor fortuna que se conoce en un solo hombre.

fotografia

Cuando Turquía recuperó el territorio, expulsó a la familia de Onasis que eran de ascendencia griega por lo que la familia tuvo que dejar sus posesiones y con muy poco dinero empezar en Grecia desde cero. Tras realizar varios y diferentes trabajos, algunos en Argentina, Onasis se casó con la hija y heredera de una importante industria naviera, Athina Mary Livanos. Su éxito en los negocios acababa de empezar ya que pronto aprendió el negocio naviero de su suegro Livanos. de este matrimonio nacieron dos hijos, Alexander que murió en un accidente de avión (del que Onasis nunca se repuso pues su hijo era su brazo derecho) y Cristina.

fotografia

Los problemas con su mujer llegaron pronto pues su relación con María Callas, la famosa cantante de ópera dió la vuelta al mundo y aunque los dos estaban casados se dejaron ver en público en muchas ocasiones,  incluo se dijo que ella tuvo un hijo de Onasis que murió al nacer. La Callas quiso casarse con Onasis pero el siempre le dió largas y cuando Jacquelin Kennedy se quedó viuda le propuso matrimonio a sabiendas que ella no lo amaba y abandonó de forma brusca a la Callas que se quedó humillada y destrozada sentimentalmente.

fotografia

Con Jacquelin tuvo una vida vacía pues ella huía de las relaciones matrimoniales, siempre de compras y con caprichos muy caros por lo que  a Onasis se le agravó la depresión que sufría tras la pérdida de su hijo y murió de una neumonía con 69 años y fue según su deseo, enterrado en Scorpios. Jacquie reclamó rápidamente la tercera parte de las posesiones pese a que Cristina era la heredera universal pero parece ser que esto constaba en el acta de matrimonio y se entabló una contienda legal entre las dos mujeres. Cristina murió joven por diversas razones aún no muy claras y Athina su hija fue la única heredera que ahora intenta contradecir los deseos de su abuelo dejando vía libre a un magnate ruso para que abra las puertas de Scorpios. Seguramente el mundo celebrará poder entrar en Scorpios y Grecia, que esta en una crisis severa seguramente también.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: