Situación de cambio inútil. Desesperanza

Es muy común que al conversar con algunas personas acerca de tal o cual situación que reviste alguna dificultad, al solicitar su opinión, son muchas de ellas las que te comentaran que para ellos el no hacer nada es la mejor opción, porque buscar o propiciar un cambio sería inútil, al presuponer que nada de lo que hicieran remediaría la situación reinante. Conclusión; es mejor no perder el tiempo y energía en algo que no tiene remedio o está perdido.

Esta conjetura, me dejó reflexionando sobre el tema. Luego de unos días, le comenté a un sociólogo amigo mío sobre tal cuestión. Parte de su respuesta fue que; una parte de la gente se debatía entre la desesperanza y la violencia, elementos que no son muy favorables y, que en el caso de la sociedades convulsionadas podían desencadenarse explosiones sociales. Luego entonces se colige que algunas sociedades sufren de desesperanza.

La desesperanza se refiere a un ítem del pensamiento en el que domina la existencia de sentimientos negativos acerca del futuro mediato o inmediato. Las personas que piensan de esta manera, asumen los problemas con una etiqueta fatalista. Generalmente piensan y pronunciar frases como “esto no tiene solución” “no podemos hacer nada para cambiar este estado de cosas” ¿De quien es la culpa? ¿mía? ¿de todos?

Más sin embargo, la desesperanza, no es depresión pero; si no se corrige a tiempo podría desencadenar un estado depresivo y crear en el individuo graves problemas de autoestima, tristeza y mínima energía. Para las personas que sufren de desesperanza, planificar proyectos a futuro, implica una ruta tortuosa, plagada de privaciones, frustraciones… Enmarcado en un escenario de fracaso.

sin esperanza

Un modelo de desesperanza

Un modelo desesperanzador puede propiciar situaciones estresantes, especialmente en las mujeres y adolescentes, los más proclives a este trastorno cognitivo.

Cuando una persona está sometida a este tipo de estímulos negativos recurrentes, es muy posible que se convenza de que en el futuro, situaciones similares a estas, serán incontrolables y por tanto su respuesta es pasiva o de resignación, aún con la posibilidad de escapar de ellas.

Contrariamente, cuando se goza de expectativas en positivo con respecto al futuro y, la capacidad de establecer metas y proyectos personales que le den sentido a la vida, por ende se establecerán estados de ánimo que hacen que el individuo se aleje de la depresión.

Se dice que existen siete dimensiones de la esperanza a tener en cuenta para retrotraernos de la desesperanza a saber- 1.- Sentido prospectivo 2.- Esperar lo mejor 3.-Innovar 4.- Actuar con libertad 5.- Actitud de fortaleza 6.- Confianza en sí mismo 7.- Orientación productiva. Finalmente, es fundamental que el aspecto afectivo junto al control adecuado de las emociones es especialmente importante para deslastrarse de la desesperanza.

Fuente Historia: Inspirulina.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: