¿Sirve de algo vivir lleno de odio y rabia?

La vida no va ni de machismo, ni de feminismo, tampoco va de racismo, ni de odio, ni de venganza

Es normal, que cuando se tiene conocimiento de un suceso doloroso, las personas reaccionen con indignación ante lo sucedido.Pero debe quedarse solo en eso, un momento, que sirva para liberar los sentimientos negativos que producen los acontecimientos que provocan un dolor que es imposible de superar, eso queda  marcado a fuego, durante el resto de la vida.

El caso del niño Gabriel Cruz Ramirez

Desde el pasado 27 de febrero, España ha estado pendiente de las labores de búsqueda por la desaparición del niño Gabriel. Tenía solo 8 años.

El  Domingo, 11 de Marzo de 2018, fátidica coincidencia, otra vez un 11 de Marzo, un terrible suceso sacudió las conciencias de todo un país, el destino es el único que provoca estas casualidades, se produjo el desenlace que nadie quería, aunque en el fondo y por desgracia, era el que muchos esperaban, se encontró el cadáver  del niño, en el interior del maletero de un coche conducido por una mujer.

Las reacciones no se hicieron esperar, una inmensa mayoría soltaron en las redes auténticas barbaridades, típico de bárbaros que se creen con una autoridad moral que ni tienen, ni conocen. Otros tiraron de ironía, y aprovechando la ocasión quisieron saber si en este caso también la víctima era la mujer.

No de verdad que no, ni la mujer es víctima de nada, ni el hombre es el malo de la película siempre. Simplemente se trata de ser buena o mala persona, y eso no tiene nada que ver con el género que cada uno tenga, ni con su nacionalidad, pasado o color de piel.  Ni se puede etiquetar la violencia, ni hacer leyes para favorecer a un determinado colectivo, esa es la auténtica discriminación.

¿Sirve de algo vivir lleno de odio y rabia?

Esto tampoco va ni de pena de muerte, ni de prisión permanente revisable, que tontería cambiarle el nombre a lo que durante toda la vida se ha conocido cómo cadena perpetúa, marear la perdiz para suavizar una condena que no tiene sentido. Cómo tampoco lo tiene el que algunos clamen por la pena de muerte, nadie, absolutamente nadie tiene derecho a quitarle la vida a un ser humano, ni siquiera el estado, es el primero que tiene que dar ejemplo.

Por supuesto tampoco tiene que ver con el color de su piel, la violencia tampoco entiende de colores o nacionalidades.

Hoy la madre del niño, Patricia Ramirez, ha pedido que no se difundan mensajes de odio ni de rabia, que quiere que se queden las buenas intenciones, y así debe ser. Gabriel quería ser biológo marino, y en el fondo lo consiguió, por eso muchos optaron por inundar las redes, con pececitos llenos de buenas intenciones, porque a él le gustaban los pescaítos y ellos están con él para siempre. Allí donde estés descansa en paz, Gabriel .

La madre y la familia de Gabriel merecen respeto, y no deben leer las salvajadas, ni  ver las acciones  de algunos bárbaros, que son peores que la supuesta asesina , eso solo consigue que la familia vea agrandado el tremendo dolor que sienten.

 

 

 

 




¿Sirve de algo vivir lleno de odio y rabia?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: