1. Artigoo.com
  2. »
  3. Hogar, Familia y Mascotas
  4. »
  5. Hogar
  6. »
  7. Cuando los hijos se van de la casa, oportunidad para vivir en pareja o un vacío dificil de superar

Cuando los hijos se van de la casa, oportunidad para vivir en pareja o un vacío dificil de superar

Los hijos se han marchado, cumpliendo su ciclo, y ellos no estaban preparados para afrontarlo, ya que han entregado gran parte de su vida a criarlos y educarlos. vuelven a estar solos, con la diferencia de que ya no son lo mismo de antes.

La emancipación de los hijos provoca en algunos padres sentimientos de tristeza, soledad y vacio

imagen elimparcial.es

Es ley de vida: un día los hijos se independizan y dejan el hogar familiar.

Los padres que han dedicado todas sus energías a su cuidado son más proclives a padecer el síndrome del nido vacío, un problema que se puede prevenir y superar con diferentes estrategias que recomiendan los psicólogos.

Los sentimientos de soledad, tristeza y vacío que origina no duran para siempre si se siguen los consejos de los profesionales.

Antes de dar a luz, las mujeres pasan largas horas poniendo en orden su hogar para acoger a su futuro bebé.

Esta obsesión por arreglar su entorno a medida que se acerca el parto se conoce como síndrome del nido y responde a los nervios y deseo de la madre de controlar la llegada del niño. Años más tarde, esa etapa ilusionante de la vida cede paso a la situación inversa, marcada por la nostalgia.

Cuando los hijos ya están criados y deciden emanciparse, tanto madres como padres pueden sufrir el síndrome del nido vacío.

Este sentimiento de malestar y soledad nace en los padres cuando uno o más hijos se van de casa, ya sea para ir a estudiar a la universidad o para emanciparse.

Afecta a quienes tienen hijos u otras personas a su cargo, como los tutores de menores, pero, sobre todo, a madres.

Las personas que lo padecen suelen ser dependientes, han dedicado toda su vida a los hijos (como las amas de casa), se ven a sí mismas sin ningún objetivo, obligación o utilidad una vez que los hijos abandonan el hogar; tienen pocas aficiones y, por norma general, no trabajan fuera de casa.

 

Los sentimientos que afloran en los afectados son varios: se sienten solos, tristes, inútiles, angustiados y con cierto nivel de ansiedad.

Pueden, incluso, padecer trastornos del sueño, como insomnio o frecuentes despertares nocturnos.

Su autoestima se puede ver afectada y, en algunos casos, desarrollan síntomas asociados a la depresión, como la fatiga o la falta de concentración.

Aunque las principales señales son psicológicas, también pueden experimentar algún tipo de somatización, como dolores de estómago, dificultades en la digestión o dolores de espalda.

Este síndrome se puede sumar a otros problemas diferentes que se agravan entre sí.

Del mismo modo que ocurre con la depresión, que suele empeorar cuando fallece un familiar querido o se pierde un trabajo, este trastorno se agrava si coincide con la menopausia de la madre, por los importantes cambios hormonales que conlleva, así como con la jubilación, por los cambios que implica en una estructuración del tiempo y la pérdida de compañeros.

Las madres son las que más lo sufren pero también afecta a padres y a tutores de menores

Afecta más cuanto mayor es la sensación de soledad, lo que implica que la permanencia de un hijo o más en el hogar familiar puede aliviar un tanto los síntomas.

No obstante, estos no son más acusados si se van más hijos, o menos si se queda alguno en casa, sino que depende del vínculo y dedicación que los padres hayan tenido con cada uno de ellos. Puede que esos lazos y entrega hayan sido muy estrechos con sólo uno de ellos.

En ese caso, aunque quede uno o más hijos en casa, la persona puede padecer los mismos síntomas si el que se va es el que se había protegido más.

En cambio, los que han sido más independientes durante años, no dejan tras de sí tantos síntomas del síndrome.  fuente http://revista.consumer.es/

Hay un silencio inhabitual”, “la casa parece vacía” o “nos falta algo” serán las expresiones más habituales que dirán los progenitores, invadidos por un sentimiento de extrañeza y soledad al que no estaban acostumbrados.

La fatiga física y mental, la inadecuación sexual, la depresión, el estrés laboral, la adicción al alcohol y a la nicotina son algunos de los riesgos con los que se encuentran los padres en esta nueva época de convivencia. Y, aunque estos desajustes los sufre la pareja por igual, sería injusto no destacar que la madre vive este paso de una manera más traumática, sobre todo si son amas de casa que no han trabajo fuera del hogar y han construido sus días en torno a las necesidades de sus hijos.

El “shock” para ellas es mucho más radical. Ahora tienen que encontrar un nuevo sentido a sus vidas. Una situación que, en muchos casos, llega a crear crisis fuertes en la pareja y más si su relación se había convertido en conflictiva y habían ido tapando sus carencias volcando su atención en sus vástagos.

Los psicólogos animan a enfrentarse al síndrome con un pensamiento positivo e incitan a ver esta marcha como una nueva oportunidad para recuperar su independencia y su propio espacio.

Es el momento de retomar las ilusiones y los proyectos en común que hasta ahora no hemos podido realizar. Otra manera de sobrellevar el vacío es buscar cómo llenar el tiempo libre, con nuevas aficiones, realizando algún deporte o apuntándose a clases de pintura, por ejemplo.

Pero, sobre todo, todos los padres deberían asumir que “los hijos han crecido y madurado como personas adultas, capaces de tener una vida independiente y con la suficiente autonomía para enfrentarse ellos solos a la vida y a las dificultades cotidianas.

Al final, esto es lo que todos pretenden con la educación que les han ido dando a lo largo de la vida”, dice la psicóloga Trinidad Jiménez, de la Universidad de Granada. Fuente  http://www.elimparcial.es

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Comentarios:

  1. Escrito por anonimo
    Fecha: 2011-03-27 16:04:05

    Hoy mi hijo único se va de casa, el mes que viene cumple 28 años, nunca antes nos habiamos separado. No lo corrí de la casa, solo le dije que sacara a su mujer (desde hace 2 años) de mí casa ya que ella me irrespeta, me grita y lo ha separado de mi. Dejo que se por que es ley de vida, el tiene se hacer su vida aparte.

  2. Escrito por anonimo
    Fecha: 2011-03-27 16:04:06

    Hoy mi hijo único se va de casa, el mes que viene cumple 28 años, nunca antes nos habiamos separado. No lo corrí de la casa, solo le dije que sacara a su mujer (desde hace 2 años) de mí casa ya que ella me irrespeta, me grita y lo ha separado de mi. Dejo que se por que es ley de vida, el tiene se hacer su vida aparte.

    1. Deja tu comentario:

      Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.