de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan

“Puedes llegar a ser viejo, pero nunca llegarás a ser hombre.” Esta frase, aunque no del todo cierta, tal vez resuma un poco lo que es el síndrome de Peter Pan.

En la psicología y en la psiquiatría, el síndrome de Peter Pan no está establecido o definido como una enfermedad mental, aunque sí se denomina como un estado neurótico que puede ser tratado.

Pero, ¿de qué trata este síndrome?

Las personas, desde que nacemos, estamos sometidos a un proceso evolutivo y de desarrollo pasando por varias etapas hasta alcanzar la edad adulta. Ciertas personas se desarrollan en cuanto al cuerpo, pero su personalidad queda atrapada en la infancia. Es decir, no alcanzan el estado de madurez que se espera de ellas. Estas personas no quieren madurar o llegar a ser personas adultas. La persona que padece el síndrome de Peter Pan suele estar muy apegado a su madre, huye de responsabilidades y en ocasiones presenta dificultades a la hora de desenvolverse en la vida social. Les cuesta acatar normas sociales y se llega a hablar incluso de personas narcisistas. Cuando estas personas llegan a tener pareja, la relación suele sufrir bastante bajo la personalidad inmadura de quien padece este síndrome.

El síndrome de Peter Pan se suele se suele asociarse más al género masculino. Para las mujeres, el equivalente sería el síndrome de Wendy. El ejemplo típico que se puede colocar para visualizar esta falta de personalidad es la relación de tres: la relación entre un hombre y una mujer y la suegra de ella. Esta convivencia suele ser bastante complicada, aparte de desagradable. De ahí, la persona madura que conviva con alguien del síndrome de Peter Pan tarde o temprano se verá obligada a pronunciar el enunciado inevitable: o ella o yo. ¿Te suena?

de peter pan

El síndrome de Peter Pan se puede diagnosticar a cualquier edad, no tiene límites, pero sí se puede tratar para superarlo saliendo de este mundo de la infancia en el cual se halla encerrada la persona con este síndrome. El tratamiento consiste primero en ayudar a la persona a entender su situación y en qué consiste. A partir de este momento, se inicia el proceso de ayudarle a madurar, que llegue a ser la persona adulta y responsable que se espera de ella y que aprenda a ocupar su lugar dentro de la sociedad.

En resumen, la suegra bien lejos. Quiero mucho a mi suegra, cuanto más lejos, mejor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: