fotografia

La sensación que experimentan algunos padres cuando los hijos van saliendo del hogar para casarse, vivir en pareja, estudiar fuera o emanciparse, es de soledad y en algunos casos puede provocar depresión. Esta sensación que dejan los ausentes en el hogar es conocido como el "síndrome del nido vacío" que se puede agravar si uno de los cónyuges ha fallecido ya que el que se queda acusa mucho más la ausencia de los hijos. Algunas personas acusan más que otras la sensación de vacío y les cuesta adaptarse a la nueva situación que altera las costumbres diarias que durante años se han venido realizando en el hogar llegando a necesitar la ayuda de un experto y algún tratamiento.

fotografia

El trastorno puede ser más o menos intenso según el grado de unión que entre la familia se tenga pues se dan casos donde la falta de un miembro no afecta demasiado pues hay familias de todo tipo, no obstante, por lo general y especialmente a las madres les cuesta más aceptar la falta de un hijo en el hogar al que diariamente preparaban su ropa, su comida favorita, etc. Todos los padres son conscientes de que los hijos crecen y deben volar para tener su propia vida pero cuando este momento llega aparece la melancolía, la tristeza y el vacío y esto aunque vivan cerca, en el mismo pueblo o en la misma ciudad.

fotografia

El "síndrome de nido vacío" afecta tanto a hombres como a mujeres, pero suelen ser las madres las que en muchas ocasiones necesitan el consejo del psicólogo que suele aconsejar realizar alguna actividad artística o recuperar alguna antigua afición que habían dejado para atender a la familia. Las nuevas tecnologías hay día ayudan pues se puede estar permanentemente en contacto con los hijos y esto hace que la ausencia no afecte tanto. De todos modos y según los expertos, la sensación de "nido vacío" suele durar de uno a dos años.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: