El síndrome metabólico es una combinación de 3 o más ciertos riesgos para la salud. Estos riesgos son: hipertensión, altos niveles de azúcar en la sangre, exceso de peso corporal (sobrepeso u obesidad), bajos niveles de colesterol "bueno" (HDL) y altos niveles de triglicéridos (grasas en sangre).

Cada uno de estos factores por sí solo puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular de una persona. Sin embargo, el riesgo es mucho mayor cuando estos factores se encuentran en combinación.

Otros factores que inciden en el síndrome metabólico

Otros factores de riesgo principales que pueden conducir al desarrollo de síndrome metabólico incluyen: edad (el riesgo de síndrome metabólico aumenta con la edad), antecedentes familiares de diabetes tipo 2, otros problemas de salud como enfermedades cardiovasculares y el síndrome de ovario poliquístico (una condición donde el cuerpo de una mujer produce demasiadas hormonas masculinas).

Causas del síndrome metabólico

Se cree que el síndrome metabólico se desarrolla debido a la resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que es producida por el páncreas (un órgano situado cerca del estómago) cuya función es lograr que el azúcar en la sangre entre en las células, donde se utiliza para producir energía. Si hay resistencia a la insulina, el cuerpo no puede reconocer la insulina que se produce, haciendo que el azúcar se acumule en la sangre en lugar de ser absorbido en otras células. Dado que los niveles de azúcar en sangre se mantienen altos, el páncreas sigue produciendo más insulina, lo que lleva a los niveles altos de insulina. Aunque los niveles de azúcar en la sangre no son lo suficientemente altos como para ser clasificados como diabetes, igual aumentan el riesgo de desarrollar graves problemas de salud.

Los científicos no están seguros de por qué se genera la resistencia a la insulina, pero creen que podría ser en parte hereditaria. Sin embargo, factores como el sobrepeso y la inactividad, contribuyen al desarrollo del síndrome metabólico.

Síntomas y complicaciones del síndrome metabólico

En general, pocas personas presentan síntomas perceptibles de este síndrome. Sin embargo, las principales características son: exceso de peso (por lo general alrededor del estómago), hipertensión, bajo nivel de colesterol "bueno" en la sangre, alto nivel de triglicéridos en la sangre y resistencia a la insulina (azúcar alta).

Aunque no se note ningún cambio habitual en la salud, tener el síndrome metabólico aumenta dramáticamente el riesgo de problemas de salud graves, como la diabetes, enfermedades del corazón y derrame cerebral (ACV).

Diagnóstico del síndrome metabólico

Para el diagnóstico el médico preguntará sobre la historia clínica y debe ordenar un examen físico y análisis de sangre. Si surgen 3 de los 5 siguientes riesgos para la salud, es probable que se padezca el síndrome metabólico: exceso de peso (circunferencia de cintura mayor de 102 cm para los hombres y más de 88 cm para las mujeres), presión arterial alta - 130/85 mm Hg o mayor, altos niveles de triglicéridos (grasas en la sangre) - 1,7 mmol / L o más, bajos niveles de colesterol "bueno" (HDL) (menos de 1,03 mmol / L en los hombres y menos de 1,29 mmol / L para las mujeres) y altos niveles de glucemia en ayunas (glucosa) (5,6 mmol / L o más).

Tratamiento y Prevención del síndrome metabólico

El objetivo del tratamiento del síndrome metabólico es la prevención del desarrollo de la diabetes, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular (ACV). El médico seguramente planteará cambios de estilo de vida, como hacer ejercicio durante 30 minutos casi todos los días de la semana. Está demostrado que las personas que son físicamente activas (30 minutos de actividad al menos una vez por semana) tienen la mitad del riesgo de desarrollar síndrome metabólico que los que están inactivos. Otra terapia es una dieta saludable para promover la pérdida de peso y normalizar los niveles de colesterol y grasa en la sangre normal.

Si la modificación del estilo de vida por sí sola no mejora sus riesgos para la salud, el médico puede recetar uno o más de los siguientes medicamentos: medicamentos para perder peso (por ejemplo, orlistat), sensibilizadores a la insulina (por ejemplo, metformina, rosiglitazona) para ayudar a reducir los niveles de insulina y glucosa en la sangre, ácido acetilsalicílico (AAS) para reducir el riesgo de enfermedades del corazón, medicamentos para bajar la presión arterial y para disminuir el colesterol "malo" (LDL) y aumentar el colesterol "bueno" (HDL).

Llevar una vida sana ahora puede reducir su riesgo de desarrollar los riesgos de salud asociados con el síndrome metabólico. La prevención eficaz incluye comer una dieta saludable y hacer ejercicio por lo menos 150 minutos por semana. Son importantes los exámenes de rutina y el control de sus niveles de glucosa en sangre, la presión arterial, el colesterol y el peso.

Causas de la patología

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: