El Síndrome de Ménière

EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE

VÉRTIGO Y EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE

EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE hace referencia a un trastorno del oído interno, responsable no sólo de la audición, sino también del equilibrio. Ambos se ven afectados cuando se padece esta enfermedad.

¿Cuáles son sus causas?

Para comprender el origen del síndrome, hay que comenzar primero por el funcionamiento del oído interno. Este, el oído interno, está constituido por una serie de tubos semicirculares llenos de líquido y están conectados con un nervio en el cráneo. Juntos, son los que se encargan del equilibrio del cuerpo humano. Cuando la cantidad de líquido en estos tubos aumenta superando el nivel normal, se produce el Síndrome de Ménière. Aún se desconoce el origen exacto de este padecimiento, aunque se puede afirmar que el aumento de dicho líquido se puede producir, por ejemplo, tras sufrir un traumatismo craneal (un golpe en la cabeza). La infección del oído interno puede estar igualmente relacionada con el Síndrome de Ménière.

¿Cuáles son sus síntomas?

EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE se presenta en episodios de ataques que pueden ocurrir a diario o tan sólo una vez al año. Acontecen sin aviso previo y pueden manifestarse en diferentes gravedades desde más leve a más fuerte. Las características principales son:

  1. Hipoacusia (pérdida de audición)
  2. Presión en el oído
  3. Zumbido o retumbo en el oído afectado
  4. Vértigo o mareo que puede producir, incluso, náuseas y vómitos. Ello se debe a que el aumento del líquido en nuestro oído interno afecta nuestro equilibrio corporal y obliga a la persona que lo padece a acostarse.

EL VÉRTIGO es la consecuencia más seria del Síndrome de Ménière e imposibilita a la persona a llevar una vida normal durante el ataque agudo, puesto que puede llegar a sentirse como si el mundo estuviera girando alrededor del paciente. La pérdida de audición suele producirse durante los ataques, pero se suele recuperarse la audición una vez termine el ataque.

Durante la fase aguda pueden aparecer, además, dolor de cabeza, movimiento descontrolado de los ojos, dolor abdominal y diarrea.

¿Cuál es el tratamiento para el Síndrome de Ménière?

Existe una serie de medicación oral que se puede tomar. Esta debe ser recetada por un facultativo como el médico de cabecera o un especialista. Además, se deben de tomar una serie de precauciones como no tomar alcohol, no manejar mientras dure el ataque, evitar situaciones de estrés, procurar dormir las horas necesarias y no realizar movimientos bruscos. Practicar deportes leves de forma regular así como no tomar demasiados líquidos. En algunos casos, incluso conviene tomar diuréticos.

En algunas ocasiones se puede acudir a la intervención quirúrgica eliminando parcialmente el oído medio. Sin embargo, ello implica la pérdida de la audición en el oído afectado.

¿Existen pruebas para valorar el Síndrome de Ménière?

Sí, se pueden llevar a cabo varias pruebas para analizar el origen del vértigo. Estos deben ser solicitados por el médico de cabecera. Sus resultados pueden ayudar a comprender mejor las causas de la enfermedad. Sin embargo, no existe aún ningún tratamiento concreto para evitar por completo los episodios de ataque.

 

EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE

El Síndrome de Ménière

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: