El síndrome de Estocolmo y el amor

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO y el AMOR: El misterio de amar a un agresor

Casi todos nosotros asociamos El Síndrome de Estocolmo con un atraco. El 23/09 /73, dos criminales provistos de ametralladoras atracaron en una sucursal bancaria en la capital de Suecia, Estocolmo. Dispararon al aire y, uno de ellos, Jan Erik Olsson advirtió a los empleados de la sucursal bancaría, que aquella fiesta acababa de empezar. Después de ser rescatados, los secuestrados mostraban una postura sorprendente al tener en cuenta que durante cinco días fueron amenazados y se temió por sus vidas.

Al ser entrevistados por la prensa, estaba claro que las victimas confiaban en sus captores y se mostraba temerosos ante las fuerzas del orden que vinieron a su rescate. Una de las mujeres se comprometió con uno de los delincuentes y otro rehén recaudó dinero para la defensa de los delincuentes. Era evidente que los rehenes se habían unido emocionalmente con sus captores. A eso se le llama el Síndrome de Estocolmo que también se puede encontrar en la familia, dentro de un entorno romántico y en las relaciones interpersonales. El agresor puede ser un esposo o esposa, un novio o una novia, el padre o la madre, o cualquier otra función en la que el agresor está en una posición de dominio o superioridad. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. Sindrome de estocolmo.

 El síndrome de Estocolmo

Yo no tengo El síndrome de Estocolmo

La gente a menudo se asombra de sus condiciones psicológicas y reacciones. Las personas con depresión se muestran aturdidas cuando recuerdan que han pensado en suicidarse. Los pacientes que se recuperan de trastornos psiquiátricos graves a menudo se sorprenden al recordar sus síntomas y el comportamiento que tuvo durante el episodio. Un paciente con trastorno bipolar puede decir: No puedo creer que yo pensara que podría cambiar el clima a través de la telepatía. La reacción más común es decir: No puedo creer que haya hecho eso.

Esto, ¿tiene sentido?

Si bien la situación no tiene sentido desde un punto de vista social, ¿tiene sentido desde un punto de vista psicológico? La respuesta es: ¡Sí!

Amor y amar

Antes de continuar, diremos que El síndrome de Estocolmo en el amor, se refiere a las relaciones desmedidas y dominantes. Una vez hayamos entendido esto, será más factible de concebir el por qué del apoyo de las víctimas, el amor incluso, o la defensa de su abusador y agresor. Cada síndrome tiene síntomas o conductas propios, y El síndrome de Estocolmo no es diferente.. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. AMOR. AMOR. AMOR.

Durante “la captura”, un rehén escucha las historias de sus agresores

 El síndrome de Estocolmo El agresor tuvo una infancia triste y difícil. O no tienen padres o les trataron mal,  o son pobres o han perdido todo…  Sea como fuese, afirman ser  los perdedores del sistema. Algunos abusadores pueden admitir que necesitan ayuda psiquiátrica o  ser capaces de decir que están psicológicamente trastornados. De entrada,  eso es una forma de negar la responsabilidad por el abuso. Un asesino  se exculpó  de su crimen por comer mucha comida basura, ahora  esta particularidad es conocida como la "Defensa Twinkie".  Hay que tener en cuenta que una vez que los rehenes  se endurezcan a sus "historias tristes",  ellos se inventarán  otras diferentes.

Una de esas historias hablará de venganza y les servirá  para recordar a la víctima que la venganza es posible si se van.  A veces no es de forma directa. Dar testimonio de intimidación o agresión es también una coacción, es parte del acoso.. Ser testigo de un acto irracional y desmedido contra un objeto,  al conduccir otros cuando conductores, o  a un tercero,  nos envía claramente un aviso de que podríamos ser el próximo objetivo de la violencia. En igual medida, otras historias contarán el lado suave del agresor, y sacará a la luz una pequeña percepción de su bondad. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO.  EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO.   EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. AMOR. AMOR. AMOR.

 

 

Comportamiento de las victimas

En este punto, las víctimas rompen la comunicación con los demás. Tratan de minimizar el contacto con las situaciones de abuso verbal o físico. Algunas mujeres permitirán que les sean retirados sus hijos por Protección de Menores, antes que renunciar a la relación con su abusador. Recordemos que el rehén pagó la defensa de su agresor.

En los adolescentes y adultos jóvenes, las víctimas pueden ser atraídas por un individuo cuando se sienten inseguros y abrumados por un cambio en su vida. Intentan encajar, quieren amar, ver "el lado bueno" de las personas y esa necesidad les hace simpatizar y amar a alguien que abusa de ellos mental y físicamente.

Disonancia cognitiva

Al igual que los grandes fumadores saben que fumar tiene riesgos para la salud y para seguir fumando, cambias sus cogniciones (pensamientos / sentimientos), esas actitudes les permiten fumar y comienzan a culpar a los no fumadores, a los restaurantes, etc., por ser injustos con ellos.

Eso se llama "disonancia cognitiva". Cuanto más se invierta en algo, más fuerte es la necesidad de justificar su posición. Si se invierte todo lo que se tiene, se requiere una creencia casi irracional y una actitud inusual para apoyar y justificar esa inversión.

La combinación de " El Síndrome de Estocolmo" y la "disonancia cognitiva" produce una víctima perfecta, que está firmemente convencida de que la relación no sólo es aceptable, sino que también es necesaria para sobrevivir.

Este artículo es un intento de vislumbrar la complejidad de unos sentimientos y actitudes, tan desconcertantes para la víctima, como para la familia y los amigos. . EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. AMOR. AMOR. AMOR.

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR.

Fuentes:

1. www.fbi.gov.
2. Biblioteca de Salud Mental, Dr. Joseph M. Carver, PhD.
3. http://suite101.net/article/sindrome-de-estocolmo-a2276
EL SINDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO. EL SINDROME DE ESTOCOLMO. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR. AMOR . EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO y el AMOR: El misterio de amar a un agresor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: