El síndrome del emperador

En ocasiones durante la  adolescencia aparece un trastorno  que recibe el nombre de síndrome del emperador. Su principal y grave consecuencia es que termina por convertir al adolescente en un dictador. 

En los últimos años los hogares con jóvenes adolescentes que padecen el síndrome del emperador ha ido en aumento. En la mayoría de los casos los hijos son capaces de maltratar a sus padres para de este modo conseguir imponer sus normas. En algunas ocasiones los padres deciden denunciarlos para sentirse más protegidos de algún modo. Sin embargo, no es la decisión más correcta ya que de este modo consiguen que el comportamiento del adolescente se agrave.

El síndrome del emperador y su perfil

El síndrome del emperador se inicia  a una edad temprana aparece a partir de los 9 años y abarca hasta los 17 años, son niños  de clase social media-alta y son hijos únicos. Incluso algunos expertos aseguran que este síndrome puede aparecer a los 7 años,insultan a sus padres y terminan por perderles el respeto. Las amenazas, las roturas de cosas de la casa y las agresiones se producen con mayor asiduidad.

Identificar si el adolescente padece el síndrome del emperador

En ningún momento el adolescente con este síndrome se arrepiente de lo que ha hecho y por supuesto tampoco tiene ningún síntoma de culpabilidad por su mal comportamiento. Los castigos que se le aplican no cumplen su objetivo y vuelve a repetir  su error en varias ocasiones más. 

El adolescente comprueba que este modo de actuar le funciona bien. Por lo que solo es capaz de preocuparse por él mismo, sin importarle para nada el daño que pueda ocasionar a los demás con sus acciones. 

Si no consigue lo que busca no duda ni un solo instante en usar la violencia es incapaz de convivir con los demás ya que él pretende quedar siempre por encima de ellos. 

Posibles causas del síndrome del emperador

No existe una sola causa que lo provoque sino que son varias, hay expertos que lo atribuyen a la genética e incluso también pueden influir las mediambientales.

Pero hay otras posibles causas como son el poco tiempo que pasan los padres con los hijos, la tendencia que existe a protegerles de un modo excesivo y que el adolescente piense que sus padres no le han dedicado toda la atención que se merece. 

Combatir el síndrome del emperador

Está claro que no se le debe permitir todo y que es aconsejable explicarle lo que hace mal, esto debe hacerse desde que es pequeño, de este modo podrá mejorar su comportamiento. Nadie mejor que los padres para tratar de conducirle por el buen camino. 

Si así no se consigue el objetivo lo mejor es acudir a solicitar ayuda a un psicólogo que será el encargado de encontrar una solución adecuada para impedir que el síndrome del emperador vaya a más. Así el adolescente es educado de nuevo con la ayuda de los padres y las acciones violentas no se repetirán más. 

 

El síndrome del emperador

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: