El síndrome de Don Juan

Seducir a un gran numero de mujeres termina en convertirse en una adicción. El Don Juan es un seductor compulsivo y por lo tanto un adicto a la seducción. 

La seducción se convierte en una adicción cuando algunas personas deciden adoptarla como una razón de ser. Es normal que les aporte una falsa sensación de seguridad y de poder. Son capaces de mantener su autoestima porque la basan en su capacidad de conquista. 

Los seductores compulsivos se sienten reafirmados mediante la conquista ya que la asocian con su potencial para impresionar.

Las consecuencias de ser un Don Juan

El ser un Don Juan o seductor compulsivo tiene más consecuencias negativas que positivas, en algunas ocasiones su entorno también se puede ver afectado por ellas. Tiene un comportamiento deshonesto y siente un vacío interior que es el que le lleva a buscar nuevas conquistas. 

Las características del seductor compulsivo o Don Juan

El seductor compulsivo es inmaduro e inseguro, tiene serios problemas de autoestima. Siempre está buscando ser aceptado y espera conseguirlo a través de la seducción y del número de conquistas que consiga. Es unaa persona sumamente dependiente y egoísta. 

Personalidad del Don Juan

El Don Juan tiene una personalidad llena de miedo y frustración, al mismo tiempo considera que el amor es algo incondicional. Por eso cuando se encuentra con una pareja que le exige una relación de igualdad y que sea llevada de manera reciproca, le crea serios problemas. Puesto que lo que busca el seductor compulsivo es una compañera que sea capaz de amarle sin condiciones y sin tener que dar nada a cambio. 

El fin de la seducción compulsiva

El seductor compulsivo  tiene un único objetivo, tener el mayor numero de relaciones posibles pero sin llegar a profundizar en ninguna. Esta actitud puede llegar a desarrollar en el seductor compulsivo sentimientos de amenaza, soledad e incomprensión. Al mismo tiempo le convierte en un tipo de persona que es incapaz de tener empatía hacia los demás. 

Como es habitual en cualquier tipo de adicción el Don Juan no reconoce la realidad de sus acciones. Ya que de hacerlo supondría para él tener que renunciar a un estilo de vida que él ve como el único posible y aunque eso le acarrea serios problemas prefiere tener el síndrome de Don Juan a tener que renunciar a unas creencias que él no esta dispuesto a negociar. 

 


 


El síndrome de Don Juan

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: