fotografia

 Durante el embarazo es muy frecuente beber alcohol, sobre todo por las futuras madres jóvenes que siguen haciendo la vida normal propia de su edad con fines de semana a tope, discotecas, botellón, etc. Beber alcohol durante la gestación es muy frecuente en una sociedad como la nuestra donde la tradición ha pasado de padres a hijos como algo muy normal. No es necesario que una madre sea alcohólica para que traiga al mundo un niño con el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Las madres al ser adultas con un hígado resistente eliminan el alcohol con facilidad no así el hígado en formación del embrión que recibe la misma cantidad de alcohol por la sangre de la placenta.

fotografia

Según un estudio, en España dos de cada mil niños nacidos lo hacen con este síntoma y lo mantienen toda la vida y los expertos alertan de la importancia de la prevención, o sea, la abstinencia completa de tomar alcohol durante el embarazo. "No existe ningún periodo del embarazo en el que se pueda ingerir alcohol sin que exista peligro alguno para el feto aunque su efecto varía en las diferentes etapas. Durante el primer trimestre, el alcohol incrementa el riesgo para los defectos físicos. En el segundo y tercer trimestre la amenaza principal son los problemas funcionales, sensoriales, de crecimiento y retraso mental".

fotografia

Muchas veces se piensa que una cerveza de vez en cuando no puede hacer daño pero lo cierto es que cuando una mujer embarazada bebe, el alcohol penetra fácilmente a la placenta y el feto recibe de inmediato la misma cantidad de alcohol que la madre. Lo normal es que el hígado materno lo procese con rapidez pero el hígado del bebé en formación es aún demasiado prematuro para hacerlo. Experimentos hechos con animales demuestran que el alcohol que beba una madre destruye el 30% de las células cerebrales de un embrión en crecimiento.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: