Erase una vez en la región Américana habitaban los aborígenes, tribus indígenas que se han unificado y eligen su cacique supremo por voto popular, unos conquistadores de otras tribus planean eliminarla pero un cacique sabio y poderoso afina a sus hombres.

Tras ser elegido empezaron a llegarle malos augurios pero aun sigue su firmeza... "Lleva en la cara el color de las nubes ligeras de la mañana y toda manchada de cabellos espesos... estaba cubierto su cuerpo por una piel tejida tan sólida que no le penetran los más duros y agudos dardos", fuerza de cacique.

Después de ser elegido, este hombre construyo casas rodeadas de trincheras y profundos pozos, para resistir posibles ataques de los conquistadores de tierra. El cacique no espera que lleguen a sus dominios, no espera que la mañana tome el color de las nubes negras, no quiere que la noche pierda su luna... Levanta su pueblo en armas y honor. Desde muchos rincones llegan los guerreros para concentrarse en el valle con sus oponentes... varias tribus que el comanda se despliegan a la lucha.

El valle del cacique es un arco iris de penachos de plumas brillando al sol, pero los oponentes querrán destruirlo. Enseguida atacarán el poblado construido por el cacique. Asaltarán con arrojo las trincheras, pelearán cuerpo a cuerpo sin temor a las armas que se arrojan como flechazos de fuego, los enemigos querrán tomar la ciudad... pero el poderío táctico, mental y estratégico de la tropa del cacique es impenetrable. No basta la fuerza, ni las flechas, ni los dardos, ni el valor: el enemigo ha sido vencido.

Los enemigos sienten la derrota como una deshonra personal y piensan en alejarse de su conquista. Un viejo sacerdote de la tribu interviene: "Lo que ocurrió es una prueba caprichosa para triunfar en futuras batallas e ir pos de la conquista de nuevas tierras. Hay que seguir peleando, debemos intervenir, herir y asaltar a otra vez al pueblo para que dejen estas tierras"... Las palabras reaniman al grupo y otra táctica de guerrillas se desata. Cuando salga el sol, bajo el relámpago o la lluvia silenciosa, con el viento o el silencio de la quietud, en cualquier momento los guerreros atacarán ... Surgen desde las sombras y por las sombras se van... Durante siete años escapan al enfrentamiento directo porque saben sus limitaciones. El líder sacerdote piensa y reflexiona como podremos evitarlo. Empezaron a crear nuevos armamentos, flechas de acero que destrozan batallones indígenas, midieron la tierra, midieron cada táctica uno tras otro, crearon el modelo y empezaron nueva guerra. Tiempo pasa y Los nativos siguen guerreando. Luego de tres horas, ya cansados algunos desertan y mueren la gran mayoría por la fuerza del comandante cacique. No tienen otra opción que refugiarse en las montañas.

El cacique con vestidura fuerte se transforma en su pesadilla. Varios ejércitos indígenas aliados al cacique grande inician nueva línea defensa contra el puñado de rebeldes...que planearan nuevo ataque. Un cacique al frente de 300 indígenas es el encargado de ir a buscar a sus nuevos hombres, si vence tendrá de recompensa toda una basta tierra, luego deja a los nuevos hombres a las afueras y El cacique junto a veintitrés hombres se parapeta en uno de sus refugios de la montaña: una casa de madera, que resiste el embate durante varias horas. Ni los indígenas pueden poner en fuga a los soldados, ni estos derrotar a los guerreros.

El ataque enemigo Recurre al fuego, pero las tropas aliadas avivado por el viento arde la batalla y obliga a los rebeldes a abandonarla. Al salir, el cacique grande grita a sus enemigos: " yo el vencedor; les falta el valor para hacerme rendir se vale del fuego para vencerme. A quien tanto buscas y quien nunca tuvo miedo de la nación enemiga.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: