La actual guerra civil que sacude Siria desde hace más de dos años, está financiada en gran parte por las potencias occidentales y Arabia Saudí. Recientemente, según informaban varios medios digitales, entre 10000 y 20000 yihadistas habrían sido entrenados por Estados Unidos, Arabia Saudí y otros países aliados para intervenir en la guerra de Siria. En los combates han participado incluso delincuentes y criminales liberados de las cárceles de Arabia Saudí expresamente para luchar en Siria. También hay combatientes yemeníes o chinos.

Zona actualmente en conflicto

Esta situación recuerda mucho a lo que pasó en Afganistán en los años ochenta, cuando la CIA, junto con el ISI (servicios secretos paquistaníes) se encargaron de patrocinar una yihad en Afganistán contra los rusos, en aquellos momentos soviéticos. Entonces guerrilleros musulmanes de ideología salafista, originarios de numerosos países islámicos acudieron a Afganistán. Entre ellos se encontraba el que sería posteriormente enemigo número uno de Estados Unidos, Osama Ben Laden, quien en 1988 formaría una base de datos con todos los guerrilleros a su mando. A dicho grupo le llamaría “La Base” (Al-Qaeda).

En ambos casos estaba el control de recursos naturales de por medio. En Afganistán, los norteamericanos apoyaron la llegada al poder de los talibanes para que favorecieran el paso de un gaseoducto desde Turkmenistán hasta el Océano índico, construido por la empresa norteamericana Unocal. En el caso de Siria el control del gas también juega un papel importante. Los norteamericanos tienen previsto la construcción de un enorme gaseoducto que atraviese gran parte de la región de Oriente Próximo. Por otra parte los países de la Unión Europea también están muy interesados en deshacerse de la enorme dependencia del gas ruso.

También se pueden encontrar diferencias entre los dos conflictos que aquí nos interesan, en concreto la posición rusa. En el caso de Afganistán, Rusia –entonces la Unión Soviética- tuvo que retirarse en 1989 sin conseguir su objetivo de doblegar a la oposición al gobierno comunista prosoviético. En este caso se han invertido un poco los roles: Rusia ha demostrado su fuerza enviando gran parte de su flota a la zona de conflicto, superando en número a todos los barcos de guerra aliados en dicha zona. Técnicos rusos han ayudado a los sirios a establecer un sistema de misiles de defensa ante eventuales ataques aliados, además de haber instalado modernos sistemas de radar. Hay que tener en cuenta que Siria ha sido un tradicional aliado de Rusia desde hace ya bastantes décadas, cuando aún existía la Unión Soviética.

Ha sido fundamental la entrada en escena de Rusia, ha sido crucial para detener lo que parecía un inevitable ataque de la OTAN a Siria, en vista de la imposibilidad de derrocar al régimen de Al-Assad solamente a través de los yihadistas vinculados en muchas ocasiones a Al-Qaeda, que los occidentales han utilizado como punta de lanza en la crisis siria.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: