El silencio

El silencio nos hace reflexionar, mediante él logramos un estado de paz interior. Siempre hemos pensado que se dice más por lo que uno se calla que por lo que se habla. Unas veces el silencio se convierte en nuestro amigo y otras en nuestro enemigo.

El silencio nos hace falta tanto en el interior como en el exterior, nos resulta tan difícil encontrarlo que, cuando lo tenemos nos asusta, y no sabemos muy bien que es lo que tenemos que hacer. Lo mejor es que no hagamos nada y disfrutemos de él.

Es bueno dejar que nos invada, que se apodere de nuestra mente y, que limpie todo lo malo que llevamos en nuestro interior.

Conviene saber de donde viene el silencio, así podremos conocer mejor si este es positivo o negativo, está claro que no es lo mismo tener silencio interior a que como respuesta obtengamos silencio.

Circunstancias en las que nos mantenemos en silencio

En algunos momentos permanecemos callados porque no sentimos la necesidad de decir nada, o a lo mejor en el fondo queremos decir tanto que preferimos mantenernos en silencio, incluso en algunas ocasiones puede que sea por miedo a que nos juzguen, o que no seamos capaces de ser libres para decir lo que sentimos o pensamos. Se puede comparar el silencio con un espacio donde almacenamos todo lo que queremos decir y aquello que no queremos decir. 

Se suele decir que el que calla otorga, pero no siempre sucede así, en ocasiones demuestra la incapacidad que tienen algunas personas para reaccionar de inmediato, lo que se consigue con eso es que se cree cierto desconcierto en la persona que recibe la callada por respuesta, lo que da lugar a que se hagan todo tipo de interpretaciones.

Diferentes tipos de silencios

Lo más deseable es que el silencio sea siempre sincero, uno puede callarse pero no debe cerrar el corazón. Al calllar de modo oportuno, se está produciendo el silencio prudente.

El silencio que más desconcierta es el que se considera prefabricado, esto también se puede aplicar a aquél que calla para sorprender.

Se considera silencio inteligente al que se produce cuando escuchamos y no contradecimos, estamos demostrando que nos gusta la conversación que mantenemos. 

El peor silencio de todos es el que se produce por rencor y, se da cuando alguien con quien estamos hablando no hace otra cosa que responder de modo frío y lleno de orgullo.

Y el último de los silencios, el que se llama pacificador que es el que buscamos en nuestro interior.

Aspectos positivos y negativos del silencio

La utilización del silencio nos puede fortalecer o nos puede debilitar, se le asocian enfermedades del silencio como la depresión.

Lo que tenemos que tener claro es que los problemas no se resuelven acudiendo a la utilización del silencio, lo mejor es hablar.

Sin dudarlo el silencio merece ser escuchado e interpretado. Tenemos que aprender a utilizarlo de modo reflexivo, si conseguimos esto habremos avanzado mucho en su comprensión, y así seremos capaces de comprender todo lo que el silencio nos transmite sin apenas decir nada. 

 

los silencios

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: