¿Qué significó la muerte de Jesús?

¿Qué significó la muerte de Jesús?

 

En el árticulo anterior, conocimos bien a Jesús, a qué vino a la tierra y sabemos todo lo que él hizo; pero se dejo una pregunta pendiente a responder:

¿Por qué murió Jesús?

 

Recordemos que a él le dieron una muerte injusta, una muerte como si él fuera un malhechor, tres días después; unas mujeres fueron a su tumba y la encontraron vacía. Jehová lo había resucitado.

 

Más tarde, Jesús se les apareció a sus amigos y a los apóstoles.

 

 

Jesús volvió a la vida con un cuerpo espiritual, como el de los ángeles. Sus discípulos lo vieron subir al cielo y ahora es un espíritu poderoso que no morirá.

 

Juan 3:16; Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.

 

¿Qué nos pasa por ser pecadores?

Romanos 5:12; Por eso, así como por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado...

 

Gracias a Jesús, podemos tener vida eterna.

Romanos 6:23; Porque el salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor.

 

Al dar su vida, Jesús, libra a la humanidad del pecado y la muerte.

Mateo 20:28; Así como el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar y para dar su alma en rescate en cambio por muchos”.

Gracias a eso, tenemos una esperanza de vida eterna.

 

Jesús va hacer el que vaya a gobernar latierra desde el cielo. A su lado estará con él 144,000 seres humanos obedientes que vivirá en el cielo cuando resuciten y va hacer un gobierno justo es el Reino de Dios.

Revelación 14:1-3;  Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.  Y oí un sonido procedente del cielo como el sonido de muchas aguas y como el sonido de fuerte trueno; y el sonido que oí fue como el de cantantes que se acompañan con el arpa, tocando sus arpas.  Y están cantando como si fuera una canción nueva delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que han sido comprados de la tierra.

 

¿Qué cosas buenas traerá el Reino de Dios?

Salmo 72; Oh Dios, da tus propias decisiones judiciales al rey, y tu justicia al hijo del rey.  Defienda él la causa de tu pueblo con justicia, y de tus afligidos con decisión judicial.  Lleven las montañas paz al pueblo, también las colinas, por medio de la justicia.  Juzgue él a los afligidos del pueblo, salve a los hijos del pobre, y aplaste al defraudador.  Ellos te temerán mientras haya sol, y delante de la luna por generación tras generación.  Él descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada, como chaparrones copiosos que mojan la tierra.  En sus días el justo brotará, la abundancia de paz hasta que la luna ya no sea.  Y tendrá súbditos de mar a mar y desde el Río hasta los cabos de la tierra.  Delante de él los habitantes de las regiones áridas se inclinarán, y sus mismísimos enemigos lamerán el polvo mismo.  Los reyes de Tarsis y de las islas... tributo pagarán. Los reyes de Seba y de Sebá... un regalo presentarán.  Y ante él todos los reyes se postrarán; todas las naciones, por su parte, le servirán. Porque él librará al pobre que clama por ayuda, también al afligido y a cualquiera que no tiene ayudador. Le tendrá lástima al de condición humilde y al pobre, y las almas de los pobres salvará.  De la opresión y de la violencia les redimirá el alma, y la sangre de ellos será preciosa a sus ojos. Y viva él, y désele parte del oro de Seba. Y a favor de él hágase oración constantemente; todo el día se le bendiga. Llegará a haber abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá sobreabundancia. El fruto de él será como en el Líbano, y los que son de la ciudad florecerán como la vegetación de la tierra.  Resulte ser su nombre hasta tiempo indefinido; delante del sol disfrute su nombre de aumento, y mediante él bendíganse ellos; pronúncienlo feliz todas las naciones.  Bendito sea Jehová Dios, el Dios de Israel, el único que hace obras maravillosas.  Y bendito sea su glorioso nombre hasta tiempo indefinido, y llene su gloria toda la tierra. Amén y Amén.  Las oraciones de David, hijo de Jesé, han terminado.

 

Jesús hizo muchas por nosotros y nosotros que estamos haciendo... él no nos pide mucho sino que hagamos su voluntad. Solo eso. Tenemos una esperanza de convertir esta tierra en un paraíso, pero como lo hará y será posible eso. Pendientes al próximo árticulo.

 

 

 

 

 

                                                                  Su Hermano en la Fe,

                                                                  Chimo Towers.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: