¿QUÉ SIGNIFICA LA NACIONALIDAD?

 

El mundo

La NACIONALIDAD es una relación que recibe también el nombre de “vínculo jurídico”, ya que hay un vínculo (una relación) entre una persona y el estado y se basa en un derecho fundamental. La persona recibe unos derechos, pero también debe cumplir con unas obligaciones. De ahí, es una relación recíproca. Tener una nacionalidad es un elemento fundamental en nuestra vida, es lo que nos identifica con un grupo. Ocupamos un lugar y nos integramos en él. De ahí que es la máxima expresión jurídica de una persona.

http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1215198262624/EstructuraOrganica.html

Hay personas con una doble nacionalidad y, por lo tanto, un doble vínculo jurídico, ya que concurren dos nacionalidades en un solo individuo con todo lo que esto conlleva.

http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1215198282690/EstructuraOrganica.html

A la inversa, hay los que carecen de nacionalidad. Aunque legalmente no se quiera privar a nadie de sus derechos, en realidad sí existen personas desvinculadas y se les llama los apátridas. Una persona apátrida es toda aquella que no esté vinculada legalmente a ninguna nación.

http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1215198282738/EstructuraOrganica.html

Pero, ¿y nuestra identidad sentimental? ¿Coincide nuestra identidad sentimental con la legal?

Un ejemplo práctico para ello es Ana. Nació en la República Checa a principio de los años setenta. Con tan sólo un año de edad, su familia emigró a Alemania, donde se crió bilingüe. A los once años de edad obtuvo la nacionalidad alemana. A pesar de haberse criado en este país, haberse integrado, haber estudiado en los colegios alemanes entre otras cosas, siempre fue considerada una extranjera.

¿Realmente es posible integrarse por completo en un país?

En su adolescencia, sus padres decidieron emigrar a España, donde pasó más de veinte años, hasta que decidió regresar a Alemania por razones laborales. Durante su estancia en España, se integró y adaptó, aprendió el idioma, estudió y trabajó. Hasta se casó y tuvo hijos.

Volvió a Alemania como alemana (legalmente) y extranjera (sentimentalmente). Si no cuenta nada de su pasado, hoy en día hay quien la ve como alemana. Pero, ¿es posible no contar nada del pasado? ¿Es algo que se puede borrar o callar?

“Tener una nacionalidad es un elemento fundamental en nuestra vida, es lo que nos identifica con un grupo”.

¿Realmente?

En el caso de Ana, nunca se sintió identificada con el grupo alemán. Gracias a la nacionalidad, pudo regresar y ejercer sus derechos que le dicta su nacionalidad.

Pero, a la hora de la nacionalidad, ¿se puede hablar SOLAMENTE de la parte legal o jurídica? O ¿debemos ver la nacionalidad como un conjunto entre la parte legal y la parte emocional?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: