NATURALEZA. SIERRA MORENA, NUESTRO PARAÍSO INTERIOR

Introducción

Muchas personas, al preguntarles por un destino turístico, piensan en dos tipos.

Turismo cultural: ver países y ciudades llenas de monumentos de gran historia. Lo cual comparto.

Turismo paradisíaco: Imaginar playas de fina arena y el oleaje del mar golpeando las rocas. Fabuloso.

Pero cuando se habla de la naturaleza, se dice “turismo rural”, sin percatarnos de que se trata de otro auténtico paraíso. Y aún aquellos a los que les apasiona la Naturaleza, siempre piensan como denominación de “Parque Natural” Doñana o la Sierra de Cazorla. Sin embargo, existe un espacio natural protegido entre las zonas de Jaén y Córdoba llamado Sierra Morena. Y, formando parte de él, el Parque Natural llamado “El Lugar y sus alrededores” situado en la Sierra de Andújar. Un paraíso vegetal de ensueño, de amaneceres y atardeceres emotivos, una zona famosa por el paso del afluente del río Guadalquivir, el “Jándula”, hermoso por su diversidad animal y vegetal y residencia habitual del Lince Ibérico, protegido por encontrarse en peligro de extinción. Si queréis imaginar un mundo mágico, leed este artículo y mis descripciones y vuestra imaginación os transportarán a él.

Imagen del atardecer de la Sierra de Andújar.

Sierra de Andújar de Sierra Morena. Nuestro Paraíso del Interior.

La última frase, tal vez os sea conocida por ser parecida al slogan de la provincia de Jaén. Pero, no es una mera atracción de Marketing. Comencemos el viaje.

Nos encontramos en Andújar y a su salida, tras ir en carretera nos vamos adentrando cada vez más en zonas como “La Alcaparrosa” o “Malabrigo”. La última, lleva ese nombre por las bajas temperaturas y fuertes vientos en invierno, y no demasiado calor en verano. Como comparativa, mientras que algunos días Andújar puede alcanzar los 43º de Temperatura, ese mismo día, allí no pasa de 35º. Por otra parte, vemos a nuestro alrededor un sinfín de árboles frondosos que nos protegen del calor. Ya hemos salido de la carretera, y vamos a caminar. Por caminos donde se observan arroyos de agua transparente y pura y hermosa vegetación de interesantes tipos de árboles y plantas de propiedades curativas y de condimentos de alimentación que paso a explicar.

VEGETACIÓN

La más abundante, tratándose de árboles, son los pinos y las encinas. Su majestuosidad y por desgracia el paso de los años las ha convertido en especies protegidas. Tanto, que os expondré un hecho: en esta zona, varias personas compran terrenos y edifican una casa y su piscina correspondiente. Dentro de su propia finca hay pinos, pero no son del dueño de la finca, son de toda la Humanidad. No puede cortar uno solo, a menos que quiera pagar una multa astronómica y no puede talarlos sin la supervisión de un guarda forestal.

Otro tipo de interesante son las madroñeras, altos árboles productores de madroños. Aunque son parecidas a las zarzamoras que hay, entre la maleza, en varios lugares, este tipo presenta dos diferencias importantes. Una, viene de un árbol inmenso y dos, es el único alimento de la naturaleza que lleva alcohol por sí mismo, sin que haya sido sometido a proceso alguno. Decían que si vareas el árbol mediante un palo y coges un puñado de madroños, tras comerlos terminarás ebrío. Es cierto, lo he comprobado, aunque a diferencia de la euforía que provoca el alcohol habitual, sus efectos son mareos y muchísimo sueño. Al menos, ese fue mi caso. Por último, el agradable olor que invade nuestros sentidos es el de los altos Eucalipto.

Por otra parte, cuando vamos por el centro del camino y vemos los árboles a sus lados, frondosos como si de un escenario de una película medieval se tratase, observamos varios tipos de plantas. Hay otro olor diferente. Es la Lavanda. Y otro más intenso. Es el Romero: Planta aromática usada como condimento.Tomillo: Utilizado también como condimento.Poleo: De propiedades curativas, como analgésico natural. Sus infusiones eliminan el dolor de estómago, y reducen el dolor menstrual.Manzanilla: Conocida como tratamiento de una indigestión normal.

Sin duda, el olor más característico y envolvente es el de las jaras. Especie de matorrales de hojas grandes, estrechas y pegagojas y grandes flores blancas. ¡Cuidado! No tocarlas, muchas variedades de ellas producen erupciones cutáneas.

Si observamos la Tierra vemos las pequeñas esparragueras. A su alrededor, hay espárragos, deliciosos y saludables de alto contenido en vitaminas.

Imagen de Encinas y Lavanda.

MUNDO ANIMAL

Si alzamos la vista al cielo, podemos ver majestuosas águilas. Avanzamos hacia el río Jándula y podemos continuar escuchando diversos sonidos. El canto de varias especies de pájaros y volviendo al coche podemos, si hay suerte, encontrar alguna liebre en nuestro camino. Ya es hora de volver, es madrugada , verano-otoño y oímos el llamamiento de varios animales entre sí. Son los ciervos, que de no haber sido vistos de día, se oyen de noche. Esa noche, que a diferencia de las grandes ciudades nos cubre de un manto estrellado. Si viésemos amanecer, se distinguiría claramente la primera estrella naciente justo al salir el sol. Pero no es una estrella, es el planeta Venus, lo que contemplaríamos.

No todo el mundo animal es pacífico. Es zona de jabalíes, bastante violentos. Serpientes, peligrosas. Por no hablar de sus insectos, aparte de los típicos mosquitos, moscas, avispas y abejas, hay otros. Libélulas y las llamadas “mantis religiosas”, por la postura que adoptan. Ciempiés y escorpiones de la variedad “aracrán” completan el muestreo de especies venenosas. Así que una recomendación, lo ideal es ir en otoño-invierno, ya que están hibernando y es muy difícil que veas alguno.

Y al marcharnos, recordamos que hemos visitado la morada del Lince Ibérico, tan esquivo que no muchas personas han logrado verlo.

Imagen del Lince Ibérico.

Subimos al coche y nos vamos, pero antes echamos un vistazo a lo lejos. Por un efecto óptico, las montañas lejanas se ven azuladas como uniéndose al cielo. Es por la mañana. Y terminando nuestro viaje, observamos de fondo una extensa cadena montañosa, esta vez marrón y verde de tierra y árboles que se difuminan hasta formar el Cerro del Cabezo, donde se erige La Basílica “El Santuario de la Virgen de la cabeza”, que data del siglo XV.

Imagen del Cerro del Cabezo.

Por María D. López-León “Mariola LoLeón”

Nota adjunta: He insertado imágenes por Galería, la foto de la pirámide nutricional del artículo "Hábitos Salubables" y las imágenes indicadas en este artículo. La gran pregunta es si esta vez he logrado que salgan.Guiño

SIERRA MORENA. NUESTRO PARAÍSO DEL INTERIOR

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: