Hace un tiempo tuve la oportunidad de enterarme que si no me mata alguna enfermedad degenerativa, algún tipo de cancer o me arrolla un borrachito regresando del cumpleñaos de su mejor amigo, el oxígeno será el causante de mi muerte.

Si pues, aquel elemento que tanto necesitamos para vivir es uno de los mejores oxidantes del mundo. Sino miren cómo quedan los fierros cuando los dejamos a la intemperie algún tiempo. ¿Y se imaginan nuestras células cuando entran en contacto con el oxígeno?, mal pronóstico.

Todos vamos a morir. Así es, y eso gracias a que estamos diseñados para eso...morir. Y el modo más adecuado que creó la naturaleza, Dios o nuestros "Hermanos Mayores", dependiendo de la dogmática propia, es la de ir lastimando nuestras células a través de los Radicales Libres, que vienen a ser el producto de desecho que se forma luego que las mitocondrias usan el oxígeno para formar energía. Estos radicales golpean las membranas de las células y terminan destruyéndolas.

Aún cuando el cuerpo reponga las células muertas, llega un momento en que las células madre, que cumplen la función de reposición, también terminan extinguiéndose. ¿Por culpa de quien? ¿De quien más pues?

Así que la próxima vez que piense que el oxígeno es vida, medítelo con cuidado y no suspire profundamente, porque facil se le estarán muriendo algunos milloncitos de células.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: