Mass media

El show de Truman

Truman exige que su creador le conceda una vida humana y para conseguir esta libertad deberá enfrentarse a su poder y destruirlo. Cuando Truman se encuentra un muro insalvable que marca el límite de su mundo, toma plena conciencia de su identidad y formula la pregunta clave a Christof, su creador: ¿Quién soy yo?

Como el héroe de muchos filmes de ciencia-ficción, Truman descubrirá que su mundo es producto (y propiedad) de unas fuerzas sobrehumanas que controlan sus sentimientos y que dirigen su vida. Christoff, el autor de este mundo verá como su criatura se rebelará destruyendo el mundo que él ha creado.

El mito.

Mito proviene del griego mythos. El significado primario es palabra, discurso, y por extensión, designa un relato imaginario. El aspecto real del mito viene dado por el símbolo: mediante este último se proponen conocimientos inaccesibles para el simple razonamiento o imposibles de obtener a través de la experiencia. Otra función del mito es ilustrar determinados aspectos de una doctrina.

Bronislaw Malinowski ha hablado del mito en los siguientes términos: Enfocado en lo que todavía tiene de vivo, el mito no es una explicación destinada a satisfacer una curiosidad científica, sino un relato que hace revivir una realidad original y que responde a una profunda necesidad religiosa, a aspiraciones morales, a coacciones e imperativos de orden social, e incluso a exigencias prácticas.

En las civilizaciones primitivas, el mito tiene una función indispensable: expresa, realza y codifica las creencias; garantiza la eficacia de las ceremonias rituales y ofrece reglas prácticas para el uso del hombre. El mito es, por tanto, un elemento esencial de la civilización humana.

Actualmente los mitos se ven muy relacionados con los medios de comunicación de masas, entre ellos la televisión. Investigaciones recientes han esclarecido las estructuras míticas de las imágenes y de los comportamientos impuestos a las colectividades a través de los mass media. Este fenómeno se da sobretodo en Estados Unidos.

El mito de Edipo y el show de Truman

El mito de Edipo y el show de Truman

Edipo era hijo de Layo, el rey de Tebas, y de Yocasta. El oráculo de Delfos profetizó a Layo que su hijo le mataría y se casaría con su propia madre. Para eludir la fatalidad, el rey encargó a uno de sus hombres que matase al bebé. Pero éste fue incapaz y lo dejó abandonado en el bosque. Un pastor que pasaba por allí lo encontró y lo llevó a su casa, le puso el nombre de Edipo.

Al hacerse mayor Edipo destacó por su inteligencia y su aptitud para los juegos atléticos, pero sus rivales le mortificaban recordándole sus orígenes humildes. Fue a ver al oráculo de Delfos y la pitonisa le advirtió que no volviese a su patria si no quería acabar matando a su padre y casándose con su madre. Horrorizado por la predicción y creyendo que sus verdaderos padres eran los pastores que lo habían criado, decidió no volver nunca más a su casa.

En las proximidades de Delfos un hombre arrogante le dijo que se apartase para cederle el paso. Edipo le desafió y le mató, ignorando que era su padre, Laios. El hermano de Layo subió al poder y ofreció la mano de la reina viuda y el nombramiento de heredero a quien exterminase a la Esfinge, un monstruo que devoraba a los viajeros que no resolvían su acertijo. Edipo aceptó el reto y resolvió el acertijo de la Esfinge: Quién es el animal que por la mañana camina a cuatro patas, sobre dos pies durante el día, y sobre tres cuando llega el crepúsculo? El hombre, durante su vida.

Edipo se casó con Yocasta, su madre, y tuvo dos hijos y dos hijas. Pasados los años hubo una gran epidemia y al consultar al oráculo, este dijo que la epidemia no se pararía hasta que el asesino del rey Layo fuese descubierto y expulsado. Edipo se puso a investigar y cuando descubrió la verdad se sacó los ojos por considerar que un hombre que había cometido aquellas atrocidades no era digno de ver la luz del día. Expulsado de Tebas, vagó como un mendigo con su hija Antígona hasta que Teseo les acogió.

La figura del rebelde y la de Edipo confluyen en el personaje de Truman. Su deseo de conocer, descubrir otros mundos y saber sus orígenes, se convierte en su destino trágico. A la manera de Edipo, Truman deberá matar a su padre verdadero, Christof, cuando descubra la causa real del naufragio donde desapareció su padre supuesto, una muerte de la que además, siempre se había culpabilizado.

En la película “El show de Truman”, asistimos al espectáculo de la vida en directo. Desde su nacimiento el protagonista ha vivido en un enorme estudio de televisión, de manera que su vida se transforma en el contenido de un programa de éxito. Todos los que le rodean son actores pero Truman mantiene su inocencia, al igual que Edipo ignora también la realidad, es decir, vive su propia realidad, manipulada por otros. Esta es la base del éxito, el hecho que Truman no sabe cuál es la realidad fuera, la que ha montado el productor, Christof, para él. Aquello genuino y auténtico es el producto del poder de las imágenes. Truman representa el resultado de esta substitución perversa entre la imagen y su referente. 

El poder de la televisión

El poder de la televisión

El mundo de la televisión y su influencia se refleja en esta película presentada como un alegato contra el poder de la televisión. Nos muestra nuestra propia situación en la llamada cultura del simulacro.

La imaginación, y no la razón, es el poder que gobierna el espíritu humano. Las ilusiones o fantasías que se concretizan en las imágenes forman parte de los procesos generales de significación o simbolización con los cuales el ser humano trata de comprender el mundo y a sí mismo. El proceso de significación de las imágenes es el resultado de un proceso dialéctico entre las codificaciones culturales y las elecciones individuales. Desvelar el propósito de estas reglamentaciones es el objeto de cualquier análisis de la cultura que se valore como crítica.

En las sociedades contemporáneas, las imágenes difundidas por los medios de comunicación adquieren un papel de memoria colectiva, memoria formada por experiencias mediáticas, que con su constante proliferación han poblado el imaginario de muchas personas de personajes creados básicamente por estos medios, que no transmiten o difunden acciones o particularidades reales de estos, sino que los construyen, como si se tratase de personajes de ficción.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: