pereza sexual

Lo sexual como rutina

Es extraño por no decir inverosímil, que en un momento dado no se hayan presentado períodos de pereza sexual que conspiran contra la estabilidad funcional de la pareja. De hecho el haber perdido el interés sexual no es una cosa repentina ni accidental, es algo que se forjado en el tiempo de manera gradual.

Seguramente cuando el deseo estaba vivo no era casual ni instintivo, sino que existían las condiciones entre la pareja donde hacían y se decían cosas apropiadas para mantener vigente la excitación; entonces, esto quiere decir, que la pasión se mantenía ahí como un factor de cohesión dentro de la pareja. Igualmente recuperar ese interés pasado no es cosa de quererlo solamente, es recuperable si existe la intención de ambos y se cambian las actitudes.

Visualizar las expectativas. El sexo aún en nuestros días está rodeado de mitos y tabúes, tales como pensar que al tener relaciones sexuales, es automático funcionar a las mil maravillas instantáneamente. No es descabellado decir que estas expectativas son ingenuas, es como pensar que si sexualmente no funcionas de inmediato como lo pensaste, tu deseo se apague.

rutina

El estrés es enemigo del sexo

Lucha frontal contra el estrés. Tenemos por ejemplo que la tención nerviosa, tal vez es el problema más difícil, porque para solucionarla necesitas cambiar esencialmente tus actitudes y estilo de vida. Reglamentar o determinar los días de la semana en que vamos a tener sexo, convierte el placer en costumbre, matando la espontaneidad y el deseo.

Generalmente en esta cuestión, es prioritario resolver los problemas de comunicación, entendiendo que los malentendidos, los resentimientos son; acumulativos, aumentando la distancia entre los cónyuges, empobreciendo la sexualidad. Recordando que; si ambos comparten las mismas inquietudes y temores, crean una intimidad que fomenta el deseo de hacer el amor. Accionar en contra de la rutina. Tener relaciones sexuales en determinados días de la semana, como ya hemos dicho antes, convierte el placer en rutina.

El sexo no es solo físico

Sabemos de hecho que la sexualidad no es solo física, debemos aderezarla, con juegos, palabras, diversión, sonidos. Es necesario combatir el aburrimiento, preparar el escenario, identificar lo que más les excita y, por sobre todas las cosas, recuperar las actividades que antes despertaban su deseo; hacer el amor en sitios no convencionales (la cocina, en el carro, etc.), leer o ver de vez en cuando algo erótico en solitario. Lo peor que puedes creer es que la pasión es solo para el noviazgo.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: