Ser madre a una temprana edad es algo complicado en cualquier lugar; y es que tiene muchas implicaciones, sobre todo emocionales.

En México, ser madre a corta edad era la tradición hace treinta años, si tenías más de 20 y no te habias casado empezaban a decirte "quedada" o solterona, sin mencionar que ya te consideraban grande para tener hijos. Se educaba a las mujeres para ser amas de casa, madres y esposas. Pese a que los tiempos han cambiado, la sombra de aquellas ideas aún ronda en estos tiempo, tomando diversas formas.

Pero al momento de convertirse en madre interviene un factor que se ha mostrado invariable con el tiempo: el estado civil. Y es que ser madre a temprana edad y ser madre a temprana edad sin casarse son dos cosas totalmente distintas, la primera genera comentarios como "está en la edad perfecta para tener hijos"; en cambio, con la segunda se cae el cielo, se viene un diluvio de prejuicios, todo mundo tiene algo pernicioso que decir.

Y ay va la sagrada leyenda de "sexo hasta el matrimonio" cáyendose a pedazos. Varias amigas y familiares se han visto en esa situación, cuentan que quizá la parte más difícil, es que la intimidad se vuelve del dominio público; imposible ocultar la evidencia. Y como si no fuera suficiente con los cambios físicos y hormonales que se sufren con el embarazo, se deben soportar los comentarios de toda la familia, porque nuevamente, todos tienen algo que decir, de repente todos se vuelven moralmente superiores. Escucharás incontables veces la pregunta de "¿y cuándo te casas?", y dificilmente escucharás la pregunta "y ahora ¿qué sigue?", porque ya nadie espera nada más de ti, después de todo, eres madre, cumpliste con tu cometido de mujer, porque desde luego se da por sentado que todas las mujeres quieren ser madres, incluso es anti natural no quererlo. Sin duda es difícil desafiar los roles de comportamiento pre establecidos.

Podrán decir, y si no deseaban ser madres, por qué no se cuidaron. Es una réplica justa, pero ¿qué sucede cuando el azar interviene y pasas a formar parte de los minúsculos porcentajes de personas cuyos métodos anticonceptivos fallaron? No sé, pasa todo el tiempo que las cosas se salgan de las manos.

Ahora sí que abordar estos temas no es sencillo. No se trata de una apología de las chicas que se emabarazan a temprana edad (actualmente muchas en México y Latinoamérica en general y cada vez más jóvenes) simplemente recordar que no en todas las historias interviene la ignorancia o la inmadurez, que a veces sí aplica la frase "son cosas que pasan" y que hay que sobrellevar.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: