El ser humano habla de cosas positivas

Un equipo de científicos dirigido por el matemático Peter Dodds de la Universidad de Vermont, sostienen que, existe una tendencia universal a utilizar expresiones positivas sobre las negativas. Aplicando un enfoque Big Data- computando millones de palabras de muchísimos idiomas diferentes- proponiéndose demostrar la llamada Hipótesis Pollyana, formulada por dos psicólogos en 1969, según la cual, en los seres humanos predomina la inclinación a hablar de las cosas buenas de la vida.

Luego de analizar subtítulos de películas en árabe, tuits de Corea, novelas negras, rusas, páginas web en chino, letras de canciones en inglés y hasta titulares de periódicos, los investigadores encontraron que en todos los lenguajes dominaba el sesgo hacia el uso de palabras felices.

A pesar del uso desmedido de insultos en las redes sociales, las películas de terror y las abundantes noticias sobre desastres, el estudio de los “átomos del idioma, las palabras sueltas”, llevó a la conclusión de que el lenguaje en sí, tiene una perspectiva positiva.

en positivo

Diez idiomas analizados

Los científicos del Laboratorio de Computación de la Universidad de Vermont, con el apoyo de la Fundación Nacional de la Ciencia y la Corporación Mitre, identificaron las diez mil palabras más utilizadas en cada uno de los diez idiomas analizados, inglés, español, francés, alemán, portugués de Brasil, coreano, chino simplificado, ruso, indonesio y árabe.

A continuación, pidieron hablantes nativos de cada lengua que evaluaran todas estas palabras de uso frecuente en una escala del 1 al 9, con signos que abarcaban desde una cara con el ceño fruncido a una amplia sonrisa. Con esos datos, reunieron cinco millones de puntuaciones individuales de palabras. En inglés, por ejemplo, risa, promedió 8,5 puntos, comida 7,44, camión, 5,48, avaricia, 3,06 y terrorista, 1,3.

El rastreo de Google de webs en español, produjo la mayor puntuación media de palabras positivas, mientras que el de libros chinos tuvo la más baja, pero en todos los casos, las fuentes de las palabras que analizaron de forma sesgada se situaban por encima del aprobado – un cinco en la escala de uno a nueve- fuera cual fuera el idioma. Siempre se daba un sesgo de positividad”. En resumen, fijándose en las palabras que la gente usa más a menudo en la vida cotidiana. Luego entonces, los seres humanos usamos más términos alegres que tristes.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: