Ser feliz en Alaska de Rafael Santandreu es un libro de autoayuda que poco te ayuda a salir de la tristeza, pese a los esfuerzos que hace el autor durante las más de 300 páginas en las que resume una teoría de moderna psicología cognitiva que, se supone, que te va a quitar tus miedos. En mi caso no lo consiguió. Más bien consiguió lo contrario. Me metió más miedos y más que me hubiera metido si hubiera puesto en práctica su me´todo de mirar hacia mi interior para acabar feliz.

La ansiedad, depresión, estrés y timidez son los miedos que te dice el autor que hay que superar. En eso estoy de acuerdo. La ansiedad no te deja vivir. La depresión te hunde en los pozos más profundos de la existencia. El estrés te lleva a la ansiedad. La timidez te corta las alas. Hay que quitar esos miedos, pero no como te recomienda Rafael Santandreu y su moderna teoría de la psicología cognitiva.

Yo compré este libro porque me llamó la atención su portada. Tiene un elefante que no va nada con su título. En Alaska nunca hubo elefantes y, si los hubiera, no serían felices en medio de tanto frío. Seguro que se deprimían. La portada está bien para vender ejemplares de este libro. Es llamativa.

El libro no me gustó. Por eso no os lo recomiendo. Estoy pensando en regalárselo a alguna amiga para darle una segunda vida a un texto que no pienso volver a leer. Los libros que no me gustan siempre los regalo. Ser feliz en Alaska de Rafael Santandreu se lo regalaré a alguna persona que me caiga mal. Estoy segura de que todos los que lo lean se hunden en sus miserias mentales. ¿Cómo vas a superar tus miedos mirando a tu interior? Imposible. Hay que dejar de mirar hacia dentro y empezar a mirar para fuera. Es así como se sale adelante.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: