El atractivo

Lo primero y más esencial que toda persona necesita para aumentar su atractivo es una opinión favorable de si mismo. Quien se siente atractivo suele verse así, independientemente de sus atributos físicos. La manera de pararse, caminar o mirar también denotan el sentimiento de valía, así como el grado en que se preocupan por su propia apariencia y se arreglan para verse lo mejor posible, pero sin obsesionarse con ello. En realidad se preocupan mucho más por su ser interior que por su exterior, pero sin dejar de lado o abandonado este último.

Otros factores que aumentan el atractivo

Asimismo, se dice que la sonrisa es el cosmético más barato que existe. Generalmente hace que el semblante se vea más agradable incluso sin maquillaje. Sin embargo, para ser atractivos para el sexo opuesto esto aplica solamente con las mujeres. Los hombres, en cambio, resultan más atrayentes para ellas si tiene un semblante más serio, incluso melancólico, y son menos extrovertidos. En general a los hombres les gusta la sonrisa pero a las mujeres les parece más interesante la seriedad.

La amabilidad es otro factor que aumenta el encanto personal. Ser naturalmente amable, preocuparse por el bienestar de otros, ser buena persona hace que la gente perciba los rasgos del rostro más finos y hermosos y la apariencia en general más agradable, aún acabándola apenas de conocer. Esto lo comprueba otro estudio pero también conocí a una persona así hace varios años: tremendamente atractiva aún siendo gordita, bajita y con un rostro nada feo pero mas bien común, sin embargo los hombres la veían bellísima. Además derrochaba alegría y buen humor.

El perfume también puede hacer ver a la gente más guapa, incluso si es vista solamente en una fotografía y sin conocerla en persona. Una vez vi un reportaje en un programa de televisión sobre un estudio científico que habían hecho al respecto (de hecho, todo lo expuesto aquí está basado en estudios científicos leídos en varias partes).

En este estudio mostraron fotografías de personas de semejante nivel en cuanto a su apariencia a un grupo de voluntarios, sin que las personas de las fotografías se hubieran puesto perfume, y que determinaran quienes les parecían más atractivos. Las opiniones variaron. Después, la mitad de las personas de las fotografías se perfumaron, volvieron a ser fotografiadas y se mostraron a otro grupo de personas. Curiosamente, las personas que habían usado perfume se puntuaron más alto que en la prueba anterior y recibieron mayor número de votos. Aunque las fotos eran muy similares se inclinó la balanza más a su favor.

Esto se debe a que el atractivo se basa no solo en cómo nos ven los demás, sino en como un persona se percibe a sí misma. El solo hecho de perfumarse puede hacer que alguien se sienta más agradable e incluso mejor arreglado. Eso se proyecta en los demás que lo perciben inconscientemente. Algo que emana de la personalidad, en la mirada, en la actitud, incluso en una foto.

En las mujeres existe una mayor autoexigencia en cuanto a su apariencia, pero la gente suele verlas un 20% mejor de lo que ellas mismas se perciben. Por otra parte se ha comprobado que a los hombres les gustan más las mujeres en cuanto más se muestran como son, sin maquillaje o moderado, de manera que este se vea lo más natural posible y no llamativo. Sin embargo, el color rojo en los labios llama la atención de manera favorable.

Pero el mayor atractivo reside en algo que forma parte de la personalidad o en lo que una persona hace que la hace única y la diferencia del resto. Algo que solo se identifique con ella y con nadie más.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: