fotografia

La temperatura del continente europeo y la escasez se agua seguitá creciendo en algunas de las zonas y los científicos y gobiernos deberán estudiar la forma  de proteger y conservar el preciado líquido. No es que Europa sea un continente seco o árido, pero dentro de la Unión Europea el reparto de agua es desigual debido a las diferentes actividades humanas. La desertización se acelera por culpa de la mano del hombre pues la pérdida de bosques y lugares de pastos aceleran el proceso ya que la existencia de vegetación hace que el suelo actúe como una esponja que absorbe el agua de lluvia y la conserva por mucho tiempo.

fotografia

Una de las causas más importantes es el abandono de las tierras de cultivo que al secarse la vegetación los campos son barridos por el viento y zonas que antes presentaban grandes extensiones de cultivos se tornan áridas y resecas donde crecen déviles brotes que mueren al no tener agua que las alimente. Casi la mitad de la superficie terrestre se compone de zonas áridas y mil millones de hectárea ya son hiperáridas como es el caso del desierto del Sahara donde la desertización avanza incansable ya que son lugares escasamente poblados.

fotografia

fotografia

Por otra parte, el clima del planeta ha variado en los últimos años y en el siglo XX ya se vió claramente que la temperatura aumentaba entre un 0,3 y 0,6 grados centígrados debido en parte a la industrialización que ha incrementado considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que funciona desde 1992, procura encontrar soluciones para frenar el proceso de desertización pero hasta hoy no se conocen resultados. Mientras en los polos las grandes moles de hielo se descomponen y en otras zonas el desierto avanza como presagio evidente de que este planeta se muere y el hombre tiene muchos recursos para acelerar su ocaso y muy pocos para frenar la destrucción y recuperarlo.

fotografia

La diferencia entre desertización y desertificación somos nosotros mismos. La primera se debe a causas naturales imposibles de evitar pero la segunda es por nuestra culpa. Ya existen refugiados climáticos que se escapan del desierto al igual que antes huían de las guerras.

 

Un iceberg gigante navega sin rumbo.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: