Como un colombiano de los tantos de a pie, no dejo de preguntarme de que nos sirvió el haber encontrado los computadores de Reyes…, es que duele el maltrato y los insultos de Correa y Chávez y pareciera que no pudiéramos replicar  ninguno de sus “desaires”.

De contera, el colapso de la economía mundial sirve de repisa para dejar allí el argumento de nuestras dificultades con estos también, nuestros mayores socios comerciales aquí en la región.  Ósea que, estamos a merced de lo que otros nos dicten y de todo tipo de señalamientos nefastos, sin importar el rango y la persona en la que recaigan, pero especialmente, el buen nombre de nuestra patria dolida, que sigue siendo mancillada cada que a los vecinos les convenga y les plazca.

Les agradezco me corrijan y/o aclaren, pero no veo o percibo el tramite actual de la entrega o de informe alguno, sobre los adelantos por la revelaciones y descubrimientos, atinente a lo que esos computadores contienen y que servirían de pruebas de posibles nexos de los gobernantes vecinos y de un grueso de “compatriotas” con las FARC.  No se escucha hablar actualmente de en que van dichas gestiones…; porque sí las hay,  o no?

…pero si es muy corriente escuchar –con la relevancia e importancia que le damos y entendemos- sobre las preocupaciones por múltiples temas tales como; el reeleccionista, las consultas interpartidistas, la parapolítica, los secuestrados, los falsos positivos, el choque con la corte constitucional y en fin…; entre otros tantos, el de nuestra balanza comercial y de la importancia y urgente necesidad de restablecer relaciones con Ecuador y de normalizar aún más las mismas con Venezuela…, es decir; pareciera que le debemos vender el alma al diablo a costas del bienestar económico y todo lo que ello implica con los vecinos.  Y me pregunto entonces, que pasa con la dignidad de nuestra nación?.  Seguramente si todo fuera en sentido contrario, no habría tribunal internacional donde Colombia no fuera el motivo de investigación y entre dicho.

Piensa uno, que  muchas de nuestras ilustres empresas, gremios y/o dirigentes, solo ven posibilidades de comerciar y llevar a cabo toda índole de intercambio con los vecinos; que los costos de los mismos son mínimos aquí en la región y que salir a otras latitudes y hacer todo un proceso de intercambio comercial –nada fácil-, es un reto que todavía les representa grandes temores y por ello se den toda tipo de presiones al gobierno, quizás en procura de callarlo y/o de alargar investigaciones para que,  no desmejoren sus arcas mientras se va a paso lento, y con ello, en el proceso de engrandecer nuestro país.

Este último requerimiento también va para todos y aquí si en cabeza del gobierno; en lo que atañe al tratado de libre comercio con los Estados Unidos.  Por favor…, exploren otros mercados y opciones, o es que no ven, que los enemigos en su mayoría están aquí dentro y que salen cada que tiene lugar a denigrar y procurar el deterioro del nombre de Colombia.  Afuera solo pueden y se permiten ver, lo que otros compatriotas, en aras de sus mezquinos intereses, quieren que vean.  Es increíble que la maldad tenga “mejores embajadores” por fuera de nuestras fronteras y que se crea que las FARC son un ejercito del pueblo y que existan organizaciones que las apoyen, que tengamos “compatriotas” que vayan a enlodar el nombre de Colombia y que se maquille a su conveniencia, el esfuerzo a todo nivel, por restablecer el orden de las cosas aquí en casa. 

Lo que ha ganado Colombia en estos últimos años es muy valioso para demeritarlo o dejarlo acabar, el crecimiento económico, por ejemplo, no puede tornarse en un lobo para si mismo en aras de los resultados; la seguridad rescatada no puede debilitarse o perderse y si, es verdad que aun tenemos muchas falencias y un camino largo por recorrer para dar mayor cobertura en tantos frentes, como educación, salud, empleo, vivienda, infraestructura a todo nivel, infinidad de necesidades que todos debemos suplir y que solo será posible en un país fortalecido con la ayuda de todos, con el sincero deseo de mantener el respaldo y apoyo a la sensatez.

Pero la dignidad deberá ser entonces una prioridad y la de Colombia deberá enarbolarse orgullosa ante la fas del mundo. Por eso la pregunta, que pasa con las investigaciones de los hallazgos en los computadores de Reyes?

Porque los contradictores propios y los de afuera, no descansan en su esfuerzo constante por dañarnos y son ellos los que, cada vez hacen mas fuerza por desmejorar nuestra imagen y por alejar la inversión y los que se visten de buenos, de lideres que solo engañan para luego darnos el golpe artero.  A ellos les interesa seguramente, más que a nadie, que no se adelanten las investigaciones y por el contrario, tienden sagazmente un manto sobre las mismas y distraen la atención con todo tipo de falacias.

Muchos Colombianos de a pié, creemos que si se quitan las mascaras de nuestros enemigos, propios y extraños, se podría blindar nuestra economía, recuperar y mantener nuestra imagen de nación pujante, donde se respetan los valores y derechos humanos o por lo menos que si se lucha para que así sea, un país donde si se propende por más oportunidades sociales, por una cercanía a la equidad y donde si es posible disfrutar de la riqueza de nuestro campo y lo que ello representaría como fuente de trabajo y riqueza.   Sin esas mascaras, los colombianos veríamos una casa lista para llenarla de progreso, veríamos el verdadero rostro de aquellos que serian nuestros verdaderos voceros, lideres y embajadores dentro y fuera del país, sabríamos con quien se cuenta verdaderamente para buscar el desarrollo y crecimiento que tanto anhelamos.

Que se lidere por nuestros gobernantes el estudio y las investigaciones del contenido de aquellos discos duros y lo que ello conlleva, estamos seguros que seria una forma de despejar la senda que los colombianos queremos andar.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: