Debe pagar un joven de Arabia Saudí un millón de riales (211.000 euros) o será seccionada su médula espinal para dejarlo parapléjico. Es la sentencia aplicada por haber apuñalado por la espalda a un amigo suyo hace más de diez años cuando el joven tenía 14 años. Ante la imposibilidad de reunir tal cantidad de dinero, la madre del muchacho acusado se muestra aterrorizada del futuro que le espera a su hijo. Este tipo de sentencias que se amparan en la ley de la Saria (ley islámica) son ojo por ojo y pueden condenar a quemar con ácido a una persona, dejarla ciega por extracción de los ojos y pena de muerte en muchas ocasiones.

FOTOGRAFIA

FOTOGRAFIA

La víctima del delito tiene la potestad de decidir si se aplica la ley de ojo por ojo o si acepta una compensación económica que considere satisfactoria como es en este caso que ya ha puesto precio a la amnistía del condenado. El tribunal, a la espera de que la familia del acusado reúna la cantidad solicitada aún no se ha pronunciado de que forma se ejecutará la sentencia, pero si el joven no paga la indemnización compensatoria, su médula espinal será seccionada perdiendo toda sensibilidad por debajo de la cintura, afectando al aparato genital, al descontrol de la vejiga y al de los intestinos.

fotografia

Amnistía Internacional para Oriente Medio, ha solicitado que no se apliquen estas sentencias que escandalizan al mundo ya que son frecuentes los crímenes de familias que matan a sus propias hijas o hermanas si mantienen relaciones fuera del matrimonio. También se ejecuta a los homosexuales o a los que pretenden dejar la religión musulmana y si se encuentra uno que pretenda ser cristiano y que posea una biblia puede ser condenado a muerte en la mayoría de países que se rigen por la ley Saria como Arabia Saudí.

fotografia

La ley musulmana obliga a las mujeres a llevar el burka para evitar que los hombres las deseen y si una mujer es víctima de una violación cuando va desprovista del burka es considerada culpable y condenada a moriri apedreada mientras el violador recibe 100 latigazos  y luego es puesto en libertad. Pese a las solicitudes de Amnistía Internacional para que se moderen estas terribles leyes, los dirigentes de países musulmanes hacen oídos sordos llevados por su fe ciega en los mandatos de su religión muchas veces mal interpretados.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: