Señora, por favor hoy no se esconda, no sea esquiva y embustera, hoy no se refugie detrás de las nubes insípidas de su duda y su soledad, hoy acompáñeme en mi caminata lenta y déjeme contarle historias de amores y enamorados, de definiciones y conceptos que se me esconden cuando enciendo la luz, no me hable si no gusta, solo no se valla esta vez, no se esconda.

Señora ya le contaron la canción de los olvidados?, la de la callejuela detrás del abrazo matutino, esa que hace llorar a las piedras, y que me deja un saborcito a oxido en la boca cada ves que la pronuncio, es un sabor metálico, sabe?, descriptible, pero solo para los que han tenido el corazón en la boca y se han apegado a la ilusión de no verla nunca mas, porque usted, es el recuerdo viviente de un amor que no le entregaron, usted fue testigo, sin ver, ni sentir en lo absoluto, es un juez que evalúa la textura de los amores y dicta sentencias, pero a mi no me dictado ninguna, y espero que no lo haga pronto, y es que se, que no le he confesado mi amor fortuito, ni mis ganas de abrazarle, ni tan siquiera como añoro el sabor de sus labios que me reflejan el olor del amanecer

Pero no se equivoque señora, en ningún momento la he engañado, por el contrario, he sido tan fiel a su sombra que me alucino con la luz de las estrellas que le acompañan, pero no se enoje, ni sonroje, es un instinto tan innato en mi corazón alunizado verla tan lejana en el cielo, me enamora, me seduce su textura, pero mi pensamiento no se va a sus pies, esta noche y creo que las que vendrán no será así, por el vicio de mi alma de buscarla en una tierra llena de fantasmas y de palabras silentes en su oído lejano y terco a las palabras de amor, pero dígame algo y arguménteme, yo, no le puedo decir mentiras, por eso no le hablo de ella, pero se que le acaricia, y que ella, es su amante en las noches de insomnio, en las noches donde me escondo en algunas piernas, o me seducen los brazos de mi soledad, aquella prostituta que todos compran con par de tristezas y ella me mira y se ríe, yo suspiro y salgo a caminarle.

Y así la contemplo todas las noches señora, pero no crea que es una explicación lógica para abrigarla en mis noches de sueño, y describirla en mis noches de insomnio, no, nunca lo crea así, solo trato decirle, que esta noche, cuando usted va y toma a algún compañero para bailar, en el cielo que me prometió, yo la cojo por la espalda y bailo a sus pasos, a pesar que su espalda se funda con mi pecho y yo me vuelva sus sentidos y su soledad, a pesar que comience a ver la tierra con dulzura y desprecio por estar tan lejos, y llego a tocarla señora, con su espalda y sus sentidos, llego a tocarla a ella, y mi corazón se para en forma de protesta, mi mente grita ¡blasfemia!, y mis manos atrevidas y osadas la recorren con la luz que se forman mis palabras y sus vientos, y seguimos bailando y me vuelvo uno, me vuelvo luna alunizada cuando recorro su espalda y no llego a distinguir mi pecho, y bailo con el amanecer, y con el delirio de una soledad prostituta , pero bailo, y vivo y la tengo presente a usted señora, siendo sincero, y abordando algunas palabras sueltas de hace muchos años, usted es la mayor prueba de mi sutil tristeza, de mi mayor esperanza y de mi constante lucha.

No puedo despedirme de usted señora, usted se inclina mientras yo declino sin ninguna conclusión y alguna que otra verdad revelada por su manto marchito por la limpieza de los amantes que la utilizan de escusa, pero no me tome como su verdugo, recuerde que soy solo un acompañante insomne, un amante consiente de su lujuria y sus engaños, compartimos la misma prostituta no se le olvide, aunque a veces la camine, aunque a veces usted se escape con ella, pero recuerde, no se esconda detrás de las nubes, déjeme contarle una vez mas historias de amores y enamorados haber si algún día tendremos el valor, de decirle a ella, la que tocamos todas las noches usted inconciente y yo con certeza, que la extrañamos, que es, pero que no se asuste, que la reconozco todas las noches, que usted la fabrica todos los días para mi y que mi corazón alunizado y brillante busca de mi una palabra concreta, para sus pasos perdidos, para el mapa de su boca, para la inclinación de su ausencia aunque no la vea, aunque solo la sienta, pero ella no sabe que prendo la luz a propósito para no verla, aunque ella reúna mis conclusiones y certezas, pero no se esconda , déjeme amanecer con usted, para no dejar de respirar en el nuevo día, apesar que me la pasare pensando en la noche, para volver a pedirle que no se esconda y inventar historias de amores y enamorados, para no olvidarla nunca, para que sigamos en este juego mutuo de seducción, usted pensando que amo a otra, y yo gritándole, que usted es la que me llena los sueños y la que completa el principio de mis utopías, aunque usted no lo sepa señora luna.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: