Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

SENDERO HACIA TAGANANA: DESCUBRIENDO TENERIFE.

Un sendero por Taganana y por sus diferentes caseríos.

Esta vez para empezar nuestro sendero debemos salir desde el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz De Tenerife de Titsa, lugar donde tomaremos la línea 946. Nos apearemos en la parada “El Tunel”, en la zona recreativa Rosa Sosa ubicada justo antes del túnel de la carretera TF-134. Enfrente de la parada, cruzando la carretera, encontraremos el principio de nuestro sendero marcado con una señal de madera. Empezamos nuestra ruta con dirección hacia El Bailadero. El sendero nos lleva en sus inicios a través de la laurisilva, con una vegetación muy tupida. Puede que partes de este tramo del sendero estén embarradas y que nos acompañe por el mismo la bruma.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Ascendemos por un estrecho sendero que trascurre zigzagueando entre la laurisilva y en ocasiones por medio de escalones. A poco más de cinco minutos del inicio nos toparemos con un cruce de caminos, donde nos tendremos que desviar a la derecha, por un firme más compacto. Después nos tocará caminar por un tramo de sendero cuya superficie está muy desgastada, dejando al descubierto las raíces de los arboles. Veremos un pequeño atajo a nuestra izquierda desde el cual se divisa la carretera, lo ignoramos y seguimos de frente. Nos encontraremos con un muro alto de cemento que delimita el recorrido. Seguimos junto a este, teniéndolo a nuestra izquierda. Pronto llegaremos un gran claro con huertas de cultivo donde hay un camino hacia una casa que aunque parezca de propiedad privada no lo es.

Continuamos hacia delante, dirigiéndonos al muro alto de cemento que nuevamente volverá a delimitar nuestro trayecto. Aunque en un primer momento creímos que eran muros de invernadero en realidad son las paredes de un gran estanque de agua. Seguiremos junto a este a pesar que este tramo del sendero está muy estropeado por la erosión provocada por el agua y cubierto por zarzas y helechos. Enseguida llegaremos por una estrecha senda a la carretera del Bailadero. Este tramo del sendero es aproximadamente de unos 800 metros.

En esta carretera daremos con un panel informativo de los senderos del macizo de Anaga. Cruzando la carretera veremos una señal del PRTF-4 hacia Taganana, junto a la vía. Este será nuestro nuevo sendero, una bajada estrecha al lado contrario de dónde veníamos, dejando atrás la carretera TF-123 y un antiguo restaurante ya abandonado.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Nuestro recorrido trascurre ahora por medio de un estrecho sendero que no tiene buen firme y va descendiendo zigzagueando a través de los retorcidos arboles, helechos y algunas palmeras. Pasamos al lado de un muro de roca y este punto de la vereda podemos divisar el Roque del Valle, por el que acabamos de pasar aunque desde abajo no se divisaba su magnitud. Este es buen lugar para tomar algo, disfrutando de las vistas de los Roques de Anaga y Taganana.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Volvemos a retomar el sendero de frente hasta salir a la carretera TF-134. Empezamos a divisar el Roque Amogoje, el que curiosamente desde este lado tiene forma de cabeza de león, así todos los caseríos de Taganana. Alcanzamos la carretera por medio de escalones de piedras enmarcados entre riscos y barandas de hierros.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Aunque nuestro sendero continúa enfrente justo cruzando la carretera, vamos acercarnos hacia el mirador. Son 200 metros adicionales pero merece la pena bajar por la carretera para disfrutar de las vistas. Bajando por el lado derecho podemos ver el Barranco del Campanarío y con buena visibilidad desde aquí deberíamos ver los roques de Chinobre, Anambro y Anjúa, además de los Roques de Anaga en la costa. A lo lejos El Pijaral. Y por nuestra izquierda los caseríos de Taganana.

Volvemos a nuestro sendero. Justo enfrente de las escaleras que bajamos, podemos ver señales, tomando la dirección hacia Taganana. Este tramo de sendero desciende zigzagueando por un terreno más árido con bastante menos vegetación. En buena parte continuamos viendo el Roque Amogoje, hasta que lo dejamos a nuestras espaldas. Son unos 400 metros hasta alcanzar nuevamente la carretera TF-134 por medio de unas escaleras de piedra.

Cruzamos nuevamente la carretera y descendemos un poco hasta llegar a la primera curva a nuestra derecha, y aunque no tiene señalización con poste, si podemos ver en las piedras las señales típicas de senderos pintadas de amarillo y blanco. Entramos por un sendero de tierra entre los mojones típicos de la carretera. En este tramo la vegetación es más escasa aun, encontrándonos tuneras, cardones, verodes, etc. Ya vemos más cerca los distintos caseríos de Taganana. Aproximadamente unos 400 metros tiene también este otro tramo de sendero hasta alcanzar otra vez la carretera TF-134.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Ahora sin despistarnos mucho cruzando con cuidado, justo enfrente de donde bajamos, pasando los mojones que enmarcan la carretera, veremos una pequeña senda, sin señalizar. Este será nuestro último tramo de sendero. Por un terreno poco firme y con la tierra bastante suelta, descendemos acabando encontrándonos de nuevo, después dos escalones de piedra, con la carretera TF-134. Ya estamos en Taganana.

Hasta aquí nuestro sendero,  no es un sendero muy largo, por lo que vamos a disfrutar por Taganana. El resto será por carretera para poder conocer un poco más de los bonitos caseríos de Taganana.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Continuamos bajando por la carretera hacia la Av. Fajaneta para después coger hacia nuestra izquierda por la Av. Los Cubanos. Subimos por ella, dejando a nuestras espaldas la carretera TF-134. Entramos en el Caserío Azanos. Este es uno de los caseríos más tradicionales de Taganana, y en él podemos encontrar la Ermita Virgen de La Caridad del Cobre. Continuamos adelante y vemos el pintoresco Camino Lomo Los Lirios de adoquines. Proseguimos cruzando el Barranco La Iglesia, desde donde podemos ver la trasera del Caserío de Portugal. Por la carretera pasamos entre grandes palmeras y llegamos al Caserío Los Naranjos, donde suele finalizar “El Sendero camino Las Vueltas”. Proseguimos por la carretera y llegamos al Caserío de Portugal, el barrio más antiguo de Taganana. Fue residencia de maestros azucareros, que llegaron desde la isla de Madeira en el siglo XVI, y una de las primeras cosas que realizaron fue habilitar el “Sendero de Las Vueltas” para llevar el azúcar desde aquí a La Laguna. Bajamos por la inclinada calle de adoquines admirando sus pintorescas casas, y disfrutando de las vistas del Roque de En Medio y el Roque de las Ánimas. Llegamos al cruce donde acaba este caserío, lugar que se reconoce porque hay una pequeña plazoleta. Continuamos de frente por la calle que sube, por el Caserío San Antonio. Allí encontramos la plaza de la sociedad, un buen lugar para descansar y comer a la sombra de los arboles disfrutando de las vistas. Al lado mismo está el Caserío El Calvario.

Volvemos a retroceder toda esta parte del camino hasta la plazoleta que había al final del Caserío de Portugal y esta vez cogemos hacia la izquierda, en dirección al centro del pueblo. Pasamos por un pequeño puente de piedra, por la Casa de los Ovillos, los chorros de agua, hasta llegar a la iglesia y Plaza Ntra. Sra. de las Nieves y un poco más abajo la Ermita de Santa Catalina Martín de Alejandría.

Sendero hacia Taganana: descubriendo Tenerife.

Cogemos a la derecha de esta ermita por el Camino de La Cuestilla y continuamos por una estrecha calle llamada Casas del Camino. Aquí encontramos unas escaleras que nos llevan nuevamente a la carretera el Camino de La Cuestilla. Continuamos bajando por ella hasta encontrar la parada de guaguas desde donde tomaremos la línea de Titsa 946 de vuelta a Santa Cruz. Si queréis y vais con tiempo podéis imitarnos y seguir más abajo para encontrar un bar donde tomar algo. Enfrente mismo hay otra parada de guagua. Y así damos por terminado nuestro agradable sendero de hoy por este maravilloso lugar.

*Pateo y fotografías realizadas por…Noemi!!!* el día 9 de julio de 2016.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: