El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

EL SENDERO DE LOS ÓRGANOS: DESCUBRIENDO TENERIFE.

El Sendero de Los Órganos es un sendero circular en la Orotava con un paisaje exquisito donde te permite disfrutar de unas magnificas vistas del Teide con buen tiempo.

El sendero circular de lo alto de Los Órganos de La Orotava empieza desde la parte alta del aparcamiento de la propia Zona Recreativa de La Caldera, es un sendero algo exigente por las pendientes pronunciadas y sus acentuadas bajadas debido a su desnivel. Todo ello añadido que vamos bordeando las montañas por estrechos caminos hacen que nuestro recorrido sea más lento con respecto a otros senderos pero con unas vistas inmejorables siempre y cuando la climatología lo permita.

Partimos de una cota de 1.166 msnm desde La Caldera, alcanzando una cota máxima de altura de 1.598,5 msnm y finalizaremos en el camino hacia Casa el Agua volviendo a retomar los 1.140 msnm de regreso a La Caldera. Tendremos un desnivel a lo largo del recorrido de casi 600 metros, toda una hazaña. Muchas veces va depender de la época del año y de las temperaturas del día que realices la ruta la que te permita tener o no diferentes vistas desde el lugar.

Sendero:

Para llegar a La Caldera y encontrar el sendero, debemos salir desde el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz De Tenerife de Titsa y desde allí coger la línea con dirección al Puerto de la Cruz que pueden ser la línea 103 (que va directa al Puerto de la Cruz) ó las líneas 101 – 102 que pasan por el Intercambiador de Transportes de La Laguna de Titsa con dirección al Puerto de la Cruz y allí coger la línea 345 para llegar a La Orotava con dirección a La Caldera y bajarse en la última parada. Examinando siempre la mejor opción de horario para empezar nuestro sendero ya que es un tanto amplio y si vamos en fin de semana el horario de guaguas es más reducido.

Como dije antes nuestro sendero comienza en la parte alta del aparcamiento de la zona recreativa, donde vemos la señalización Camino de los Guanches. Empezamos a subir por un camino casi enmarcado entre pinos y rocas, costando un poco por el calor y la pendiente. Atrás dejamos La Caldera entre brumas, pero aquí a diferencia mientras subimos se va despejando. Nuestro día empezó gris y nos temimos no poder tener vista pero a medida que subimos el calor era cada vez más intenso. Apenas a 1,5 km encontramos unos escalones y un camino Forestal (el cual ignoramos), subimos por otro tramo de escalones y continuamos por la Montaña Limón en dirección al Llano de Chimoche. Al igual que al principio nuestro sendero se ve enmarcado por piedras y pinos, pero con la diferencia de que la altura nos permite ya visualizar un mar de nubes encuadrado por las copas de los árboles. Continuamos caminando entre fayas y brezos, esta vez nos toca empezar a tomar una pequeña bajada entre flores y encontramos el área de descanso de Chimoche, una área con una mesita con sombra que nos permite hacer una pequeña parada; protección solar, gorro, agua y algo de picoteo que hay mucho por caminar.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

A la derecha por el camino Forestal, donde hay un letrero que pone Límite de Aprovechamiento Vecinal es nuestra nuevo sendero, a los pocos metros vemos unas señales, cogemos hacia el Portillo del Topo (5,5 Km). Como pueden ver queda mucho recorrido, ahora al sol ya que dejamos atrás la vegetación y nuestro sendero empieza ir bordeando la montaña por estrechos caminos llenos de pinocha. A 800 m. más o menos encontramos otras señales, pero nosotros continuamos hacia el Portillo de Topo dejando atrás el desvió hacia el camino de Candelaria. Pinos, verodes y algún que otro enorme eucalipto que surcan la vertiente, nos van marcando por donde seguir pero no nos dan mucha sombra. El recorrido está claro porque la senda estrecha te va marcando el propio sendero, y donde puede haber alguna duda por un cruce de senderos hay buena señalización así que no hay pérdida.

A lo largo de nuestro recorrido, impresiona ver como a lo alto las nubes cubren inmensos pinos con sus copas y otras veces a tus pies un mar de nube surca tapando todo el Valle de La Orotava. Es precioso poder disfrutar de lo que la naturaleza te brinda de modo salvaje justo tu lado.

Encontramos un primer cable de acero por una de las zonas muy expuestas para poder agarrarnos, cosa que se agradece porque la altura es considerable y el sendero muy estrecho, pero pronto se acaba. Continuamos subiendo en zigzag y sin apenas darnos cuenta empieza asomar tímidamente el pico del Teide.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Seguimos el sendero entre subidas, llaneando y algunas pequeñas bajadas, pasando entre partes muy expuestas algunas con cables para aferrarnos y otras sin nada, llegamos a unos salientes rocosos. Uno de ellos se adentra un poco más y te deja observar la belleza y el esplendor al completo del Teide, el mar de nubes nos tapa la franja de La Orotava y El Puerto de la Cruz, por lo que nos quedamos con las ganas de estas vistas (podríamos decir que en este punto estaríamos en lo alto de Los Órganos). Continuamos zigzagueando por nuestro sendero y llegamos al Lomo del Jaral una franja rocosa con unas inmejorables vistas, bordeando el Barranco de la Madre, aunque es un lugar muy escarpado con unas barandillas de madera a modo de mirador, por lo que te sientes seguro y puedes admirar el paisaje tanto el que se alza ante ti formando colosal espectáculo mostrándote los inmensos riscos como, el Risco Guanchijo arriba a nuestra derecha, como el manto que te brinda bajo tus pies la gran masa forestal.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Decidimos continuar la marcha después de sacar unas cuantas fotografías, y pasadas unas curvas nos sorprendió un tramo del sendero demasiado expuesto sin nada de sujeción, aquí se había derrumbado el sendero y era necesario ayudarse para pasar sin caer (un solo paso pero lo suficiente para ser peligroso).

Recuperados del susto, nos acercamos al Barranco los Madroñeros, pasamos por encima de grandes piedras y en medio de los Madroñeros. Como hemos ido en primavera alegra ver las diferentes flores y colores en este lugar, haciéndolo llamativo. Desde aquí podemos ver en lo alto, la barandilla por donde hace un rato pasamos.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Volvemos a tener otro cable más adelante del sendero, llegamos a un cruce con señales y seguimos el camino hacia Casa del Agua (2,2 Km), nos encontramos en el Portillo de Topo a 1.570 msnm.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Encontramos un pino hueco ó breado (método que consiste en rajar para sacar la sabia o resina con fines medicinales). Y decidimos que es hora de descansar para comer en un saliente rocoso que había detrás del pino hueco con algo de sombra y unas magnificas vistas al Teide, supongo que en días buenos también del Valle de La Orotava.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Recogemos y empezamos nuestra bajada del sendero por la izquierda del pino y con El Teide al frente desde el Roque Gordo. Por la loma y al borde del barranco, con cuidado con la pinocha para no resbalar vamos descendiendo. Aquí la mayor dificultad es la pronunciada pendiente y el cansancio añadido lo que dificulta ya el poder avanzar más rápido. Encontramos buena señalización informándonos que quedan 4,5 Km para llegar a La Caldera, continuamos pendiente abajo. Atravesamos una parte bien enmarcada por rocas más llana que desemboca en un murete de piedra donde nos dirige de nuevo a la bajada.

Atravesamos una pista forestal, la que ignoramos y continuamos bajando el sendero. Después de otro tramo de vueltas y más vueltas por el sendero encontramos unos pequeños escalones y otra pista forestal con unas señales, cogemos a la izquierda.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Empezamos un tramo del sendero más cómodo y ancho por la pista Forestal de Mamio hacia la Casa del Agua (a 400 m), una gran casa situada en el Barranco Madre de Agua a 1.140 msnm. Otros carteles nos indican La Caldera (2,4 Km) así que seguimos adelante, pasando por un pequeño puentecito. Tenemos varias alternativas de distintos senderos para seguir por lo que hay varias señales, pero nosotros continuamos dirección a La Caldera. A pocos metros llegamos a un muro de piedra y fijándose hacia arriba podemos ver las rocas de Los Órganos. Más adelante en nuestro sendero tenemos el área de descanso de Pedro Gil, junto a una pequeña fuente donde puedes refrescarte del camino. Ya solo quedan 900 m para La Caldera, nuestro punto y final al recorrido del sendero.

Cogemos nuestra guagua en el mismo punto donde nos dejo. Y damos por finalizada nuestra aventura.

El sendero de Los Órganos: descubriendo Tenerife.

Nota:

El sendero de los Órganos es con diferencia un gran reto para los senderistas como yo que tenemos vértigo, pero es un sendero que nos traslada por medio de una sorprendente práctica atreves de la montaña hacia el corazón de los propios barrancos que lo bordean dejándonos al descubierto unas asombrosas vistas lo cual lo hace muy interesante. Asimismo no es recomendable este sendero para niños.

*Pateo y fotografías realizadas por…Noemi!!!* el día 17 de mayo de 2014.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: