Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

SENDERO CAMINO DE LOS BARRANCOS DE GAMBUESAS, AÑAVINGO Y AMANCE EN ARAFO: DESCUBRIENDO TENERIFE.

Un sendero a través de tres impresionantes Barrancos observando así diferentes galerías en el municipio de Arafo.

Si queremos antes de iniciar el sendero podemos dar una vuelta por la capital del municipal y visitar zonas de interés, como La Iglesia de San Juan Degollado. También la escultura “Aramus”, obra de Carmen León, que personaliza una mujer cuya desnudez simboliza la universalidad, junto a una partitura y unas notas musicales (realizada en bronce), pudiéndola encontrar en la misma calle por encima de la iglesia. Por estas y otras muchas cosas de interés que ofrece este pueblo vale la pena detenernos a dar un paseo.

Para llegar allí en guagua y encontrar el sendero, debemos salir desde el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz de Tenerife de Titsa y desde allí coger la línea 121 con dirección a Arafo y bajarnos en la parada de la c/ Rafael Clavijo Nº6 (7065).

Desde allí subimos la calle Clavijo, en el primer cruce cogemos a la derecha por la calle Juan Luis Coello Rodríguez hasta el final, subimos a la izquierda y llegamos al cruce con la calle Juan Pablo Segundo, donde tomaremos a la derecha. Esta calle se une a la TF-523, la subida de Los Loros. Antes de llegar a esta carretera encontramos una explanada, un buen lugar para dejar nuestro vehículo por si no nos decantamos por utilizar el transporte público (esta vez nosotros tuvimos la suerte de venir con acompañante que tenia coche). Desde aquí empezamos nuestro recorrido, según pasamos La Piedra del Barranco.

Sendero:

Nuestro sendero comienza al pie del Barranco de La Piedra, al igual que en otros senderos digo que hay buena información del recorrido, en este sendero brilla por su ausencia. No hay datos que nos indique ni si vamos bien ni lo contrario. Este sendero es  toda una aventura.

Por lo pronto lo que si tenemos seguro es que debemos que coger camino hacia adelante por el Barranco Amanca ascendiendo por medio del cauce del barranco (aunque este no es de los que vamos a visitar es por el que tenemos que transitar para llegar a nuestro sendero). Así que dejamos atrás las calles asfaltadas y nos adentramos por él. A los pocos metros nos encontramos un acueducto que cruza el barranco y nos muestra la primera galería de agua, la galería de Viñas Viejas. Prácticamente la vegetación cubre la entrada, dejando una bonita estampa.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Apenas ascendemos unos metros por nuestro sendero, descubrimos un gran derrumbamiento antiguo que casi cierra el cauce del barranco. Aunque limita un poco el paso, es transitable.

Son curiosas las paredes verticales que muchas veces nos acompañan a lo largo del sendero, al igual que las diferentes formas que adoptan las formaciones de las laderas, bien por el dejaste de la naturaleza o por el capricho de ella misma.

Una montaña de escombros y lo que queda del trazado de raíles que conducía a las vagonetas nos indica que cerca hay otra galería. Este escollo que interrumpe nuestro sendero nos retrasa un poco ya que hay que subir por estos restos con cuidado de no resbalar. Pasamos por debajo de otro acueducto de piedra y llegamos a la galería de El Paso. Este es un buen lugar para tomar agua, para ponerte protección solar y un gorro porque nuestro sendero tiene poca sobra donde cobijarte.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Pasada esta galería encontramos un cruce de barrancos, debiendo coger el más ancho, el de nuestra derecha y continuamos subiendo dejando atrás la casa verde de la galería de El Paso que está en lo alto de la propia galería.

Nuestro sendero por tramos se cubre por zarzas y grandes piedras, aun así continuamos y a los pocos metros volvemos a pasar por debajo de otro acueducto.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Seguimos nuestro camino encontrándonos una pista de tierra tomándola hacia la izquierda, continuamos por ella hallando nuevamente un pequeño acueducto inclinado. Avanzamos por el Canal Alta, como se denomina esta zona, caminamos un pequeño tramo y giramos a la derecha para empezar el cauce del primer barranco que vamos a realizar.

Abandonamos la pista y empezamos a subir el sendero por el Barranco de Las Gambuesas.

Continuamos subiendo por el barranco, admirando las curiosas formas de como se levanta las paredes a nuestro lado dándonos sombra a nuestro paso, ya que cada vez se va estrechando el barranco. Debemos ir con cuidado porque este barranco está cubierto de muchas zarzas.

Subiendo un buen tramo, a unos 150 o 200 metros encontramos dos higueras junto a dos veredas, continuamos por el sendero de enfrente; pero nos quedamos con esta referencia; ya que luego debemos tomar el otro en el recorrido de vuelta.

Volvemos a pasar por acueductos, ya a estas alturas forman parte del paisaje y apenas le das importancia por la cantidad de los que vas pasando. Nos topamos ahora con un tramo con grandes piedras. Cada vez ascendemos más y la vegetación cada vez nos va cerrando más el paso.

Encontramos a nuestra derecha una inmensa pared vertical a modo de media cueva, con rocas en la parte baja que limitan casi el paso. Los zarzales cierran el paso por el fondo del barranco por lo que en este punto prácticamente decidimos regresar tras nuestros pasos y llegar nuevamente a la higuera que nos marco el camino anteriormente para subir hasta aquí.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Una vez llegamos a la higuera, esta vez tomamos el sendero estrecho de la izquierda que nos dirige ladera arriba, unos 200 metros aproximadamente, por la subida del Lomo Abarzo. Llegamos así al canal de Agua de Santa Cruz. Ahí cogeremos a la derecha bordeando el canal e ignorando el sendero de la izquierda porque ese dirige hacia Las Morras.

Continuamos caminando por el sendero junto al canal como unos 650 metros, más o menos, por un sendero estrecho cubierto de pinocha. Empezamos a descender entre pinos y pequeñas zonas de laurislva, acercándonos al Barranco de Añavingo. Nos encontramos con otro acueducto que nos marca el comienzo de nuestro próximo barranco.

Pasamos debajo del acueducto y al contrario que en el otro barranco en este el camino si está bien delimitado. Es el barranco más espectacular de nuestro pateo, desde él podemos ver las cumbres de Ayosa y la garganta de la Madre del Agua, así como impresionantes paredes que nos limitan la estrechez del barranco dibujando un precioso paisaje.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Tras unos 700 metros por nuestro sendero llegamos a la Gruta de San Agustín, un pequeño rincón acondicionado con una urna incrustada en la misma montaña donde se guarda el santo, a modo de pequeña ermita. Está situada justo en un entrante de roca, al que se accede por medio de escalones de piedra. Actualmente hay que tener cuidado porque hay zonas de la montaña con peligro de desprendimiento de grande lascas de rocas.

Aunque el sendero podría continuar a través del barranco por medio de las paredes verticales, que van estrechando el barranco, y la densa vegetación encontramos un cartel que nos impide el paso por desprendimientos. Regresamos tras nuestros pasos nuevamente.

Esta vez pasamos por debajo del acueducto que nos sirvió de entrada al barranco y continuamos hacia abajo, hasta encontrar el final del sendero con un banco de piedra.

Del final de este sendero parte una pista de grava y cogemos hacia la izquierda, siendo este un tramo con bastante pendiente que nos ira llevando hasta el tercer barranco. Ascendiendo nos topamos con la galería de El Drago hasta donde llega dicha pista. Sin embargo dejamos de lado la galería por ahora ya que empezamos a subir por un pequeño sendero que surge tras la pista.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Subimos por el Barranco de Amance y nos encontramos una tajea, que lleva hacia una tanquilla de distribución de agua. La dejamos a un lado y continuamos nuestro sendero por la izquierda. Continuando pendiente arriba, viendo viejos y gruesos pinos caídos en el sendero. Y a unos 700 m. y 940 msnm nos encontramos la Galería de Amance. Un lugar magnifico por sus vista al pie del monte, vale la pena el esfuerzo de llegar hasta ella.

Desde aquí parece continuar un estrecho sendero a los lados de la galería, pero desconociendo el terreno no nos pareció procedente seguir por dicho sendero por si acaso.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

En este punto te puedes refrescar y descansar del camino. Tomar unas cuantas fotografías y comenzar la vuelta, por donde mismo subimos de nuestro sendero, hasta llegar nuevamente a la galería de El Drago. En ella podemos observar maquinaria dentro de un cuartito de la galería.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Ya damos por terminada la visita de nuestros tres barrancos por lo que ahora toca encontrar el camino hacia el coche, ya que esta vez tuvimos la suerte de tener acompañante y lo dejamos en el Barranco de La Piedra.

Dejamos atrás la galería de El Drago y la acequia de agua de la galería, dirigiéndonos hasta el final de los raíles. Desde allí bajamos un poquito para dirigirnos a una tajea y vamos paralelos a ella. Tuneras y zarzas, cubrían la tajea y apenas había lugar para dar paso seguro. Francamente este lugar no me gusto nada de nada y lo único bonito eran las vistas. Desde allí arriba podemos disfrutar de unas vistas parciales de Arafo y Güimar. Unos 650 metros más adelante llegamos a un distribuidor de agua y con mucho cuidado, lo tomamos por la izquierda y dejamos la zona pasando entre él y el estanque que está a su lado. Terminamos saliendo por un camino de una casa y de ahí a la pista asfaltada.

Nos encontramos un cruce asfaltado, el cual ignoramos y continuamos nuestro sendero de frente por una pista de tierra. A nuestra derecha y en la parte inferior podemos observar una granja con diversos animales. Nos queda el último tramo de sendero, barranco abajo. Esta parte esta descuidada al apenas transitarse desde hace bastante tiempo: lleno de zarza, espigas, tuneras… Un tramo molesto de descender y además no señalizado. Tienen que darse cuenta que hay que ir continuamente por la parte baja del barranco, encontrándonos por dos veces unas vallas azules y zonas con grava por donde debemos tener cuidado de no caer. Llegamos así al final del camino, tomando por fin una calle asfaltada, que si la seguimos hacia la derecha nos lleva directamente a la Piedra Grande del Barranco, nuestro inicio.

Sendero camino los Barrancos de Arafo: descubriendo Tenerife.

Nota sobre el sendero final:

Personalmente si sé de antemano como se encuentra este último tramo del sendero hasta volver al coche, por medio de la tajea, optaría por regresar al segundo barranco donde se encontraba un banco de piedra al principio de su cauce y desde ahí cogería una pista de tierra barranco abajo y llegaría al Barranco Amanca que es por el que iniciamos toda nuestra aventura, aunque repitiera parte del sendero.

Por lo demás, la única pega que pongo es que a la belleza que impone un precioso paisaje, que podría ser reforzado con señalización. Porque brilla por su ausencia, el no saber si vas o no por el camino correcto durante todo el recorrido del sendero.

*Pateo y fotografías realizadas por…Noemi!!!* el día 12 de julio de 2014. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: