En el sendero del bosque, su autor Adalbert Stiffer,  nos cuenta la historia de TIBURIUS, y de como encontro el amor sin quererlo en un sendero del bosque. 

Theodore Kneigth, conocido por toda su comarca como Tiburius, es un hombre de posibles, pero un gran necio, es un hombre egoísta que no ve ni mira mas allá de su propia persona, encerrado en si mismo y en sus necesidades, decide cuidarse, y el mismo se prescribe los tratamientos médicos.

La llegada a su pueblo de un nuevo medico que no receta medicamentos a Tiburiius, le lleva a pedirle consejo para sus males, y este le recomienda que vaya a un balneario, y busque allí esposa.

Pensándolo bien y aunque lo de la esposa le parece una tontería a Tiburius, lo que si decide es marchar a un balneario a seguir un tratamiento para los males imaginarios que cree que tiene. Una vez en el establecimiento se impone una rutina diaria que cumple a rajatabla.

Un día Tiburius va en su coche al borde de un sendero que se adentra en el bosque para efectuar su ejercicio diario de andar. Atrapado por la belleza del bosque y del sendero que lo atraviesa, comienza a andar por el sendero, distraído por el paisaje que contempla, se pierde en el bosque, pero esta aventura le incita a entrar en el bosque mas días hasta que llega a conocerlo, incluso Tiburius lleva su cuaderno y lápices para dibujar.

En uno de sus paseos, recién comenzado el otoño, se encuentra con Maria, una campesina que lleva un cesto de fresas. Queriéndole comprar alguna de las apetitosas fresas, empieza a entablar conversación con la chica, que le dice donde se pueden encontrar fresas en esa época, y le promete llevarle hasta allí.

Así comienza una amistad con Maria y su padre que viven en una casita en la ladera de la montaña, y que sin darse cuenta lleva a Tiburius, a enamorarse de Maria y a pedir su mano a su padre. Así se cumplió la prescripción del doctor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: