Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

SENDERO  EL BAILADERO POR EL PIJARAL CAMINO ALMÁCIGA: DESCUBRIENDO TENERIFE

Desde El Bailadero recorriendo diferente tramos de sendero en medio del fascinante Pijaral, con sus impresionantes vistas, llegamos hasta la costa de Almáciga.

Partimos para empezar nuestro sendero desde el Intercambiador de Transportes de La Laguna de Titsa y desde allí cogemos la línea 077 con dirección a El Bailadero, bajándonos en la última parada.

Empezamos nuestro recorrido por asfalto ya que la guagua nos dejará algo lejos del punto de inicio de nuestro sendero de hoy.

Salimos desde El Bailadero con un clima esplendido y unas vistas impresionantes. Pasando justo delante del Albergue Montes De Agua de El Bailadero. Justo en este punto se encuentra el mojón indicándonos un km, lo tendremos como referencia para nuestro punto de entrada hacia el sendero del Pijaral que mencionaré más adelante. Y desde este lugar si nos fijamos divisando a lo lejos el domo volcánico del Roque Anambro, uno de los puntos por donde vamos a pasar hoy. De esta forma valoraremos la gran altura que tiene pues alcanza una altitud de 815 metros sobre el nivel del mar.

Sé que no es muy agradable para muchos realizar senderos en los que es necesario desplazarse a tramos por asfalto, pero en esta ocasión no tenemos otra opción.

Aproximadamente a los 1.9 km tenemos un pequeño atajo a través del Pijaral. Subiendo unos escalones de piedra que podemos encontramos a la izquierda de la carretera nos ahorramos una buena distancia por asfalto y disfrutamos de mejor vegetación. Por esto les mencione al principio el mojón del primer km porque si ven que llegan al de los 2 km deben retroceder y fijarse mejor.

Como referencia les dejo una foto para que tengan la imagen por donde subir para realizar el primer recorrido del sendero del Pijaral, ya que este sendero no está señalizado.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Vale la pea subir por este sedero que tiene 1.3 km de longitud, no solamente porque te ahorras casi tres kilómetros por asfalto, sino porque por medio del sendero podemos disfrutar de las vistas y de la agradable vegetación a través de la laurisilva. A través del mismo es posible ver cómo se asoma tímidamente El Teide. Sin embargo en esta ocasión se aprecio poco debido a la calima, que acompaña al calor severo, aunque se puede apreciar su silueta muy bien detrás de la cordillera de Anaga.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

El sendero comienza con una pequeña subida algo estrecha que se va adentrando entre la laurisilva y dejando atrás la carretera. Pero se combina rápidamente con tramos llanos y descensos no muy pronunciados.

Impresiona siempre ver como se retuerce libremente la laurisilva a su antojo dentro de una naturaleza prácticamente virgen, donde los verodes adornan los propios árboles. Sobresalta ver los grandes helechos o pijarales como también se le conocen, de ahí el nombre del lugar.

Tuvimos la oportunidad de ver un pequeño riachuelo en el camino posiblemente debido a las últimas lluvias y la humedad que encierran estos lugares. En este tramo del sendero no tuvimos mayor dificultad que la encontrada cuando empezamos a subir nuevamente, ya que nos topamos con un árbol caído justo en el camino que obstaculizaba un poquito el paso porque había también barro de las lluvias anteriores. Con ayuda se soluciona fácil y se continúa por el sendero hasta encontrar nuevamente la carretera.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Volvemos a caminar por carretera medio kilometro hasta encontrar la antigua zona Recreativa de La Ensillada donde en una pequeña explanada suelen aparcar los coches que visitan el lugar. El inicio del sendero es fácil de reconocer aunque no esté señalizado, comienza por la parte más ancha con unos mojones de cemento. Pasamos por ellos y empezamos con una pequeña subida y continuamos a través del sendero que se va volviendo más estrecho.

Si el tiempo es propicio desde el propio sendero es recomendable tomar el desvío hasta el Roque Chinobre. Desde aquí no se aprecia su impresionante altitud de 910 msnm pero vamos camino hacia él para ver las vista desde esa altura.

Para llegar a él debemos de estar atentos ya que a menos de un kilometro del comienzo encontramos un pequeño desvió hacia la izquierda. No está señalizado, apenas hay un pequeño mojón de cemento muy fino que si no te vas fijando te puedes despistar. Por este pequeño sendero podremos ver la violeta de Anaga, endemismo de la isla muy escaso que solo puede hallase en torno a este roque. Esta vez no la pudimos ver en flor como la vez anterior, pero si cubría buena parte del lugar.

Con buen tiempo desde aquí podemos tener unas vistas magnificas. Por un lado divisamos el Roque de Anambro y a nuestros pies la grandeza del terreno. Impresiona ver la majestuosidad de nuestras montañas que se puede apreciar desde allí. Al fondo asoma tímidamente El Teide. Y desde aquí podemos apreciar el litoral, viendo lo impresionantes que son nuestras propias costas. En el punto más alto del Chinobre encontraremos el Vértice Geodésico, dándonos una altitud de 910 msnm. Como se puede apreciar todo un espectáculo digno de ver y fotografiar.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Una vez deleitados con todo lo de nuestro alrededor retomamos de nuevo a nuestra ruta, volviendo por el mismo sendero hasta el mojón de cemento que vimos antes de la subida al roque. Continuamos por nuestra izquierda, siguiendo así el sendero que teníamos inicialmente cuando empezamos en La Ensillada. A pocos metros encontramos un desvió que desciende hacia la pista La Chamuscada, lo ignoramos y continuamos de frente. Ahora ya no hay posibilidad de pérdida, el propio sendero te va guiando por los puntos de interés que tiene esta ruta.

Proseguimos por nuestro sendero y nos encontramos con la gran roca de La Jurada. Si se quiere se puede subir y mirar detrás de ella. Hay una pequeña veredita que te deja dar la vuelta a la piedra y desde allí obtener magnificas panorámicas de la costa y otra nueva del Roque Anambro.

He de reconocer que el encanto y embrujo que me enamoro la primera visita de este sendero (véase el artículo Sendero camino La Ensillada), hoy es bien distinto ya que el calor severo y la falta de vientos alisios a eliminado por completo la bruma que suele envolver casi siempre este lugar. Pero por otro lado se agradece porque si no hubiera sido imposible haber disfrutado de las inmensas vistas que era lo que realmente queríamos obtener en esta segunda visita.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Continuamos por el sendero por tramos escalonados y otros tamos del sendero más llanos. Pasaremos ahora por delante del Roque Anambro, habiendo recorrido casi 2.7 km desde el comienzo de La Ensillada. Esta vez lo podemos ver en todo su esplendor, no hay niebla que lo cubra y luce magnifico con toda su belleza.

Proseguimos por el sendero con algo más de dificultad pues se va acentuando la pendiente. Sin embargo esta vez no hay problema de resbalar ya que el terreno está muy seco. Más adelante tras bajar por unos escalones con troncos enclavados en él propio camino llegaremos al Mirador de Cabezo de Tejo.

Aquí podemos permitirnos un pequeño descanso, para disfrutar del paisaje mientras almorzamos y tomamos fuerzas para continuar para la parte final de nuestro sendero. Al final del mirador podemos encontrar un estrecho sendero que baja a la costa. Por ese vamos a continuar hoy.

Nuestro sendero trascurre en su comienzo por medio de laurisilva. A los 300 metros de comenzarlo encontramos un primer cruce de caminos divididos con dos grandes piedras. Debemos tomar el que desciende por nuestra izquierda. No se confundan, ya que no hay señales, pero si toman el sendero de la izquierda van por el correcto ya que es el que se dirige a Benijo.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Continuando por el sendero a más de medio kilómetros encontramos nuevamente otro cruce de caminos, esta vez sí bien señalizado. Continuamos el descenso, dirección a Benijo, ahora al descubierto al haber dejado atrás el bosque de laurislva.

A partir de aquí ya no habrá más dudas, nuestro recorrido lo va marcando la propia estrecha senda del camino. Por nuestra derecha vemos la costa y por la izquierda la ladera y los márgenes del propio barranco en ocasiones.

Para bajar a Benijo debemos superar el Paso del Hediondo. Este tramo del camino tiene la singularidad de encontrarse entre dos puertas que buscan impedir el paso de ganado. Atravesamos la primera puerta para entrar a esta zona y recorremos un buen tramo. Encontramos también una buena elevación para poder observar mejor las costas y obtener panorámicas de El Draguillo. También podemos ver curiosas formaciones rocosas en forma de diques o cuchilletes por ejemplo. Empezamos a divisar Almáciga a lo lejos. Esta parte es la más llana de todo el recorrido que termina al encontrarnos un gran risco con la segunda puerta, la puerta de salida del Paso del Hediondo.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Pasada esta puerta empieza el tramo más malo de todo el sendero, posiblemente debido a las correrías de agua provocadas por el gran episodio de lluvias del domingo anterior. Se podían apreciar desprendimientos y aun se aprecia el mar marrón de lo que las lluvias arrastraron hacía ya casi una semana. Para los que tenemos alguna dificultad física este último tramo del sendero, en malas condiciones, resulta algo complicado.

Podemos ver los riscos en la playa de Benijo, llegando al fin al lomo homónimo, Toca caminar un pequeño tramo del sendero por gravilla y volvemos a la carretera. Desde aquí si se desea se puede dirigir a Benijo y coger allí la guagua o proseguir como hicimos nosotros bordeando la costa hasta Almáciga. Disfrutamos de una buena panorámica de la playa de la localidad como despedida de nuestra gran aventura del día de hoy, tomando ahí el transporte de vuelta.

Sendero desde el Bailadero camino a Almáciga: descubriendo Tenerife

Nota:

Recordar que el sendero que recorre la Reserva Natural Integral del Pijaral, un reducto de laurisilva donde destacan los enormes helechos que crecen en el monte; por lo que para poder acceder hay que solicitar autorización al Área de Medio Ambiente, con antelación de unos días antes de la planificación de la visita, para que te llegue dicho permiso y puedas acceder a él sin problemas.

*Pateo y fotografías realizadas por…Noemi!!!* el día 25 de octubre de 2014. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: