SIEMBRA


Siembra, su huerta el hortelano,

y con celo pasional lo cuida.

A él llega a laborar temprano

Seguro de obtener comida.

 

Estando en el, halla contento,

y riega con sudor el sembradío,

en espera, del feliz momento

en que sea su fruto recogido.

 

Allá pasa, el transcurrir del día

viendo transformar, la flor, la espiga

que flamea, al accionar del viento.

 

Mezclando así, la paz y la alegría

en un labrador, que no mitiga

y lucha solo, para hallar sustento.

 

HOGAR CAMPESINO

 

Barbecha, la tierra el campesino,

siembra luego, en ella la semilla.

Al paso, sus pies dejan camino

y la luz, en su conciencia brilla.

 

Él, acompañado por su esposa,

Salé tras la luz crepuscular.

Dejando sus hijos en la choza,

se dirige, al huerto a laborar.

 

Devotos los dos con alegría

labran, la tierra campesina

para sacar, de ella su sustento.

 

Y junto a sus hijos cada día

Degustando magistral cocina

saborean, felices su alimento.

 

TIERRA MÍA

 

Con nostalgia, recuerdo tierra mía,

El rancho aquél, donde ayer nací.

Igual añoro, la infante compañía

la que tuve, cuando allí crecí

 

Hoy evoco, el paisaje circundante

el cual otrora, me brindo alegría

Recordando, mis días de infante

y la belleza, de esa tierra mía.

 

El recuerdo, extasía mi mirada

buscando en mi memoria dibujar

el paisaje, hermoso que crecía.

 

Donde ayer, mi vida se formaba

al calor, de mi materno hogar

sueño eterno, de paz y de alegría.

 

EN EL PLATANAL

 

Llovía torrencialmente, ése día

con prisa, al platanal corrimos,

Pensando, pronto escamparía

y allí, mientras llovía dormimos.

 

Al menguar la lluvia, un toche

que nido tenía en el platanal

hizo nos ver, venía la noche

Y a casa, debimos regresar.

 

En ella, no vi inquietud alguna

Solo sonriendo me miraba

mostrando alegría sin igual.

 

No hallando explicación ninguna

Le pregunte, ¿de qué gozaba?

Y dijo: “de lo hecho, en el platanal”.

 

MI LLANO

 

Verde hermosura, de mi querido llano

donde el hombre, encuentra su sustento

Son sus pastos, aquél preciado manto

que flamea, por acción del viento.

 

Sois ilusión, del despertar temprano

cuando rompen, las aves el silencio

Dando júbilo, al llanero hermano

Al mirar, en la fauna movimiento.

 

En ti la pampa, ufana, se en señora

adornando, el paisaje y la manada

cuando inicia, el clarear del día

 

Dando solaz, al alma soñadora

viendo en mi llano tierra amada

la despensa, de la Colombia mía.

 

EL CAMPESINO

 

Hay alguien, que la tierra labora

y lo hace, con agrado y cariño.

Ufano sale, al iniciar la aurora

el valiente, y bravío campesino

 

Trabaja, con tesón y bravura,

y se da, a su labor con alegría.

Él siembra, en lo bajo y la altura,

el sustento, de la Colombia mía

 

Pensando en su país solo labora,

con su callosa, y hábil mano,

la cual surca, y siembra el destino

 

De su patria, que con locura adora

y a la que entrega, su sentir humano

con fiereza y coraje, campesino.

 

EL LABRIEGO

El labriego, al despuntar el día

tempranamente, inicia su labor.

Y pletórico en familia, de alegría,

gracias da, a Dios en oración.

 

Divisando, a lo lejos la labranza,

gallardo sale, a trabajar temprano.

Dejando en Dios, su viva esperanza,

feliz del rancho, va con paso ufano

 

Llevando el pico, machete y azada,

ara la tierra, y siembra la semilla,

de la cual espera su sustento diario.

 

A casa vuelve, al terminar jornada

cenando junto, a su feliz familia’

gozan todos al tener lo necesario.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: