Todos los que se acercan a un Banco se entrevistan con una persona que aparte de recibir  y atender la transacción a realizar ,le ofrece un seguro más que seguro o segurísimo como decimos por Perú.

Aunque por teléfono también se reciben esos ofrecimientos,en estos casos la aceptación requiere aparte de la buena labia del  ofertante, la disposición a escuchar  ,tomar un poco desprevenido al  futuro asegurado o de repente medio dormido.

Hay seguros que por lo que se escucha tienen unas ventajas muy buenas,lástima que no se cumplen.Ofrecer por ejemplo atender un conjunto de emergencias derivadas de  instalaciones de agua, luz,etc con materiales incluídos es una ventaja que no se cumple.

Este seguro para emergencias, si que tienen que ser emergencias por amagos de incendios, inundaciones,reparaciones sencillas pero que tienen un costo adicional´por el servicio que se presta y sin materiales,porque estos insumos corren por cuenta del asegurado.

Se paga por lo mínimo, pero pero por reparaciones que exigen materiales nuevos,etc otra es la historia y origina gastos que no cubre el seguro.

Otra lindura es el seguro oncológico, que a lo mucho cubre un descuento por la cita o examenes sencillos, porque los serios demandan un costo muy especial.

Los asegurados pagan por ver las ofertas de servicio, revistas que de tanto en tanto llegan a domicilio y nada más.

El seguro es una especie de cábala para que no llegue  nunca el día de una consulta , menos un tratamiento de este mal o la emergencia tal o cual.

 Como quien dice, se tiene el seguro "por si las moscas", por si acaso.

Lo de los diálogos, pueden ser múltiples, algunos de ellos:

-Irás a la reunión?. Más que seguro.

-Te esperamos.Segurísimo.

-Contamos contigo.Más que seguro.

-Viajas?. Más seguro no puedo estar.

-Es bien cumplido.Le llaman Juan seguro.

-Estás asegurado? Por supuesto.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: