Es un hecho que la preocupación por el bienestar físico no es patrimonio solo de una franja determinada de edad; un fiel reflejo de ello es la progresión cada vez mayor de personas jóvenes que se interesan por los seguros de salud en todas sus variantes junto a los servicios complementarios de que estas ofertas les proveen.

 

Y es que lejos de antiguos clichés lo cierto es que, al menos algunas compañías, ofrecen sus servicios parejos a los tiempos que corren, modernizando no solo el mensaje sino también la propia esencia de sus servicios, servicios, por otro lado cada vez más adecuados a sectores como los jóvenes profesionales, cuyas necesidades, obviamente, no son las mismas que las de por ejemplo una familia tradicional.

 

Según estudios realizados en 2008 por ICEA, siglas que corresponden a Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones, el reembolso de gastos y de subsidios e indemnizaciones contempla el mayor crecimiento, aproximadamente el 8,7% en ambos casos, con respecto al periodo anterior.

 

Por otra parte, según unos datos de la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE) de 2006, a pesar de que aproximadamente el 70 % de los ciudadanos españoles consideran que gozan de una buena salud, cada vez se preocupan más por su bienestar en toda la extensión de la palabra cuando se hace referencia a la salud, no solo desde la perspectiva de la posible enfermedad sino desde la prevención, la vida sana y la protección.

 

Aunque en España gozamos de un buen sistema de salud pública nunca está de más invertir en salud con una compañía profesional con conceptos cercarnos y eficaces y a precios cada vez más asequibles; perfiles muy adecuados para las personas jovenes.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: