Acompañando las plagas que se sufren por Perú en estos días de Febrero,el delito se sigue presentando con oleadas que parecen incontenibles. La población sufre las consecuencias de distinto nivel. Las familias necesitan conocer las experiencias vividas por sus integrantes, con el fin de atenuar y de ser posible controlar el accionar de organizaciones criminales y delictivas que aparecen y desaparecen en Lima y otras ciudades del país. Por su parte los organismos oficiales no pueden permanecer estáticos ni con su inercia ni con sus errores ni con el actuar "especial" por decir lo menos de algunos de quienes forman parte de esos organismos. Los medios de comunicación difunden una parte de los casos que se presentan. Se tiene que reclamar entre otras cosas las siguientes: .Unidad ,y preparación de orden familiar para prevenir, y atender los casos que se dan y que inciden directamente en la familia. -Dinamismo de los organismos oficiales. Menos uniforme y más acción. Si todos somos jefes y estamos sentados, quien vigila, quien investiga, quien persigue, quien controla? El cuadro de ver personal de una oficina estatal especializada en asuntos de seguridad y persecución del delito, sentados sin tomar iniciativa ni mucho menos acciones , tiene que pasar a la historia. Realmente este tema de seguridad personal,familiar, seguridad ciudadana o como mejor se pueda denominar da para mucho, y este artículo es una pequeñez frente a este problema que como decimos por Perú, está pasando de castaño a oscuro.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: