¿Una segunda oportunidad?

Esta reseña no trata de los pro y contras de volver con una pareja tras una ruptura amorosa, ni de situaciones extremas que suelen hacer que la gente se replantee su forma de vida. Tampoco es la crítica a una película de nombre homónimo al de nuestro titular, y menos aborda alguna promesa religiosa. El texto trata de la segunda oportunidad que te puedes brindar a ti mismo si te comprometes ahora a alcanzar lo que anhelaste a principios de este año, y que has ido postergando.

Han transcurrido más de seis meses de este 2018. Solo te pido que hagas una pausa y te respondas estas preguntas: ¿has cumplido tus metas?, ¿has hecho algo por tu beneficio?, ¿has siquiera comenzado eso que con tanta ilusión te planteaste a inicios del año? Contesta con sinceridad. Si respondiste NO a una de estas preguntas, estás a tiempo de replantear tus metas de este año.

Si algo tiene de esperanzador el mes de julio es que te puede brindar una segunda oportunidad, un nuevo comienzo. Quedan al menos cinco meses para que finalice este 2018, y puedas lograr aquello que sí está en tus manos. Y con ello me refiero a lo que depende absolutamente de ti, y no de situaciones que no puedes cambiar porque van más allá de tus límites y capacidades.

2da oportunidad

En estos tiempos es necesario actuar con un propósito. Cuando decidimos hacer algo es porque primero lo deseamos, pero no basta. No es suficiente intentar, hay que hacer. Piensa lo que quieres, planéalo todo lo mejor que puedas, y luego hazlo. No esperes para siempre, no delegues tu poder. Hay un círculo vicioso que implica interminables planes, miles de preocupaciones y cero concreción. Las postergaciones, al final, hacen daño.

Hay asociaciones entre palabras y situaciones que van más allá de los significados. Creo, por ejemplo, que la palabra procrastinar (postergar, aplazar) es una espada de Damocles, con lo cual aludo a la leyenda que narra sobre un cortesano (Damocles) que sentía mucha envidia por el rey Dionisio “El viejo”, quien al enterarse de los sentimientos de Damocles le invitó a intercambiar sus roles por una noche. El sitio web Sobre Grecia completa la historia:

“Se organizó un gran banquete para Damocles, que ocupó el lugar del rey y gozó de todos los lujos y privilegios de su título temporal.

Todo estaba bien hasta que Damocles miró hacia arriba y advirtió una afilada espada que pendía sobre su cabeza, atada por un único pelo de crin de caballo. De repente, se le quitó no solo el apetito, sino que los nervios lo obligaron a rechazar el sueño de ser rey con solo ver la espada amenazante. Le pidió al rey abandonar su puesto, alegando que ya no quería seguir siendo tan afortunado”.

La espada de Damocles habla sobre una amenaza latente que puede llevar a un trágico desenlace.

La postergación de nuestras metas es una de las espadas de las que nos debemos alejar porque, al final, trae desesperanza y desmotivación. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, sin importar lo desagradable que pueda ser, es un refrán muy sabio. Lo que está en nuestras manos lo podemos hacer poco a poco. Todo a su ritmo y así las cosas van fluyendo.

otra oportunidad

Hay personas, como yo, que usamos la escritura como una herramienta para ayudarnos a cumplir nuestras metas. La escritura nos ayuda a enfocarnos, canalizar emociones, ordenar ideas y reestructurar pensamientos. Es una poderosa aliada y por ello te invito a que, apenas termines de leer este artículo, realices los siguientes pasos.

Mira el calendario

Busca lápiz y papel, o simplemente abre el bloc de notas de tu ordenador. Ahora busca cualquier calendario, bien sea digital o impreso. Ubícate en el mes de diciembre de 2018 y hazte las siguientes preguntas: ¿Cómo quieres verte en el espejo? ¿Qué quieres sentir? ¿Habrás cumplido tu meta? Ahora devuelve las páginas del calendario hacia el día de hoy. Habrás pasado por noviembre, octubre, septiembre, agosto y julio. No tenemos una eternidad, pero sí tenemos muchos días para trabajar con constancia en aquello que queremos. Reflexiona sobre esto.

Escríbelo

Con todas esas ideas en tu mente, llegó la hora de anotar (o reescribir) tus metas para este año. Haz una lista corta y, sobre todo, escribe los pasos que te pueden ayudar a cumplir tus propósitos. Por ejemplo, si tu meta es escribir un libro, tienes que escribir los capítulos primero. Si quieres promocionar más y mejor tu negocio, una de las cosas que puedes hacer es apuntarte a un curso de marketing de contenidos.

Si quieres estar en forma, tienes que llevar una vida más saludable gracias al consumo balanceado de alimentos y la práctica constante de ejercicios. Si no sabes qué hacer para lograr tu propósito, puedes consultar y asesorarte con expertos. Si no cuentas con los recursos para contratarles, estoy segura de que una buena charla con un amigo te dará luces sobre qué hacer.

Evalúa

Cada primer día de cada mes, revisa tus metas, y escribe lo que has hecho para alcanzarlas. Destaca lo positivo y aprende de lo negativo. Escribe esas experiencias y cómo te sentiste. Te darán la fuerza que necesitas para seguir en tu camino.

Escribir esa lista con aquello que quieres ver materializado este 2018, y que solo dependa de ti concretarlo, es un ejercicio de escritura que te ayuda a comprometerte. Haz todos los días algo, por muy pequeño que sea, por esas metas y las verás más cerca hasta por fin alcanzarlas. Recuerda no basta con intentar, hay que hacer.

Fuente Historia Original/María Teresa Curcio/(@papirosdepapel)/inspirulina.com

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: