seductora

¡SEDUCCIÓN! O EL ARTE DE SEDUCIR

¿Qué es la seducción? En su acepción más llana es el arte de persuadir, inducir, seducir a una persona que actué según nuestra voluntad expresa, de un comportamiento, actitud; por cierto, también en numerosos casos se trata de persuadir a la persona de nuestra preferencia, distinguida o motivo de nuestro interés de interactuar sexualmente con nosotros.

El término puede tener diferentes connotaciones positivas o negativas, según sea el contenido de manipulación o engaño en la acción e intención porque; en términos meramente etimológicos seducir se deriva del latín seductio (acción de apartar). Seducir es “engañar con arte y maña” en la primera acepción del Drae. Pero al ser un término enteramente emocional, cada quien lo asume según su criterio y formación.

La seducción; es una herramienta, una acción, un conocimiento y un instinto que no es enteramente del dominio del hombre solamente (hombre-mujer por igual), los animales irracionales también hacen uso de ella para acercarse a su género y hasta para ganarse el afecto de las personas (las mascotas). El arte de la seducción en términos generales en la vida cotidiana aplica en primer lugar para ganar afecto, la aceptación y la consideración de la persona que nos atrae, que nos mueve emocionalmente. Cuándo te sientes cautivado (a) por alguien del sexo opuesto, automáticamente o no, inmediatamente empiezas a hacer uso de esta habilidad natural o adquirida.

pareja

Seducir; arte e intención

El arte de seducir es una intención natural que expresas cuando quieres agradar a una persona que te atrae, que te gusta y con la cual quieres interactuar sexualmente o de otra manera cualquiera; un familiar, un compañero (a) de trabajo, de la escuela, universidad o alguna persona investida de autoridad de la que necesites un favor, una acción que te favorezca o simple y llanamente quieras ganarte su aceptación. Debemos recordar lo dicho arriba con respecto al arte de seducir, “engañar con arte y maña” esta es la forma más primaria de entender la seducción o el arte de seducir.

Grandes amantes del ayer y el hoy, fueron sobresalientes seductores. Casanova, Cleopatra, Don Juan Tenorio, este último personaje producto de la ficción de la novela de José Zorrilla publicada en 1844. En el siglo pasado más reciente (XX). Pablo Picasso, Porfirio Rubirosa, Ali Khan, Valentino…

Por supuesto que en otra disciplinas han descollado grandes seductores de la palabra escrita, del discurso, políticos, entre ellos ocupan un lugar destacado: Carlos II y Eduardo VII de Inglaterra, Lord Byron, Churchill, George Bernard Shaw etc.

bellísima

Formas de seducción

En el ser humano las formas de seducción tienen una relevancia extrema desde el punto de vista físico en una u otra dirección en la pareja. La activación de la intención seductora se entiende que debe provenir de la inseguridad del uno (a), de no contar plenamente con la aceptación del otro (a), al sentir que su atractivo no impacta asertivamente en la otra persona.

Si, ciertamente; el instinto de seducción viene con nosotros desde el nacimiento, la primera expresión seductora del bebé se manifiesta con su primera sonrisa dirigida a captar la atención de la persona que lo atiende sea esta su madre o cualquiera otra persona que se ocupe de él. Entonces; al no tener conciencia de acciones o actitudes coherentes se manifiesta a través de su instinto, ese instinto que no quedará ahí sino, que se irá desarrollando, adquiriendo más conocimientos para ganarse afectivamente a todos los que le rodean. El arte de la seducción, es como reza, un arte sujeto a desarrollo y perfección cuando se tiene verdadera conciencia de su significado.

Existen una y mil maneras de seducir. La primera y más importante; la palabra, un verbo hecho y cultivado para seducir, es una herramienta invalorable para el que la tiene, no necesariamente tiene que ser edulcorado, grandilocuente, exagerado, ni incisivo. La palabra debe ser un instrumento afinado, perfilado a convencer, con variedad de matices y suficiente encanto en el sonido para cautivar sin estridencias.

El lenguaje corporal; ha de ser expresivo sin llegar a la vulgaridad, comedido, llano, elegante, sin ser exagerado, ser cuidadoso en el vestir, aseo e higiene personal te deben acompañar siempre. Sin embargo; estas son observaciones extraídas de la experiencia, no están exentas de errores u omisiones. No olvidar; una actitud positiva, centrada, segura, sin ser extremista te pone en el camino, lo demás es convicción e intención.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: