seat 600

SEAT 600, UN COCHE MÍTICO

   El Seat 600 marcó una época. Fue el primer coche que tuvieron miles de familias españolas, y la imagen del 600 es quizás la más emblemática de la España de los años sesenta. El primer Seat 600 se vendió en el verano de 1957, aunque su antecedente había sido el coche italiano Fiat 600, del que se habían importado algunos ejemplares hasta que la Seat, bajo licencia de la Fiat, comenzó a fabricar su propio modelo Seat 600. Existieron varios modelos: el 600, el 600 D, el 600 E, y el 600 L Especial, el descapotable, el comercial, la formichetta, y el Seat 800 que era una variante del 600 más largo y con 4 puertas.

   A partir de la fabricación del Seat 600, muchos españoles tuvieron acceso a un automóvil, ya que hasta entonces no habían podido permitirse otro tipo de coche. El precio de los primeros Seat 600 estaba en torno a las 60.000 pesetas (unos 360 euros), y el comprador debía encargarlo y esperar durante 9 meses, por lo que muchas personas bromeaban llamándole "el parto" al momento en que se les comunicaba que ya estaba disponible su Seat 600.

seat 600

   Este coche también marcó la incorporación masiva de la mujer a la conducción y al tráfico, pues hasta entonces apenas había mujeres con carnet de conducir ni con coche. Al principio maridos y mujeres compartían el Seat 600, pero pocos años después, los maridos compraban un coche algo mayor y dejaban el 600 para las esposas, que lograban así una independencia que nunca había tenido antes.

seat 600

   Las puertas de los Seat 600 se abrían al revés que casi todos los demás coches, es decir, de delante a atrás. Este tipo de apertura era conocido como puertas suicidas, ya que éstas se abrían en el sentido de la marcha del coche, lo que conllevaba un riesgo de caída si no se llevaba cinturón de seguridad y la puerta se abría en marcha, debido a la fuerza centrífuga. Como nota curiosa, esta forma de apertura también era conocida con el sobrenombre de puertas mirabragas, ya que si en el 600 había una mujer y llevaba falda, algo mucho más habitual en aquella época que ahora, lo primero que se veía al abrir las puertas del Seat 600 eran sus piernas y en ocasiones se podía entrever su ropa interior, pues no olvidemos que la época del auge del Seat 600 también fue la época de la moda de la minifalda. No faltaban los mirones que cuando veían aparcar un Seat 600 en que viajase una mujer joven, se paraban a observar cómo abría el coche.

seat 600

   El Seat 600 era un coche más bien pequeño, pero en esa época no eran obligatorios los cinturones de seguridad, ni los niños tenían que ir en sus asientos especiales, por lo que toda la familia cabía en el Seat 600: los padres, los abuelos, y por encima de ellos se repatían los niños, incluso en el regazo del copiloto. En aquellos años sesenta y setenta en que hubo un verdadero boom de las costas españolas, miles de Seat 600 llenos de familias enteras, con una baca encima del coche donde iban las maletas, recorrían las carreteras españolas especialmente en los meses de verano, dejando para la posteridad la imagen entrañable de este mítico coche simbolizando la España desarrollista del momento.

seat 600

   El último Seat 600 se fabricó en el verano de 1973. Los trabajadores de la Seat homenajearon a este pequeño gran coche despidiendo al último ejemplar con una pancarta que decía "Naciste príncipe y mueres rey". Pero el fin de la producción de este coche no supuso su desaparición total. Un buen número de ejemplares han sido conservados en perfectas condiciones hasta la fecha, y en todas las provincias españolas existen Clubs de Amigos del 600. Estos clubs organizan concentraciones, caravanas de Seat 600, fiestas, concursos, comidas entre los socios, etc.

seat 600

Fotos Seat 600

1-Seat 600 gris(Milian motors).
2-Seat 600,(foto Xavier Caballé).
3-Seat 600 normal.
4-Apertura inversa de puertas.
5-Familia en su 600.
6-Concentración de Seat 600 en Melilla.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: