Se necesita un muchacho; un muchacho que se pare recto, que obre con rectitud, que hable con sencillez.

Un muchacho que escuche atentamente cuando se le hable, que pregunte cuando no entienda y que no pregunte sobre lo que no le importe.

Un muchacho cuyas uñas no tengan “luto”, cuyas orejas estén limpias, cuyos zapatos estén lustrados, cuya ropa este cepillada, cuyo cabello no este en desorden y cuyos dientes estén bien cuidados.

Un muchacho que se vea alegre, que tenga una sonrisa para todo el mundo nunca esté huraño.

Un muchacho que sea respetuoso y atento con todos, y sobre todo con sus mayores.

Un muchacho que ame su colegio y lo haga quedar bien en todas partes por su conducta intachable.

Un muchacho que nunca se atreva a garabatear o a escribir groserías en las paredes o el mobiliario.

Un muchacho que sea amigo de las plantas y que nunca maltrate a los animales.

Un muchacho que sea tan puntual en sus obligaciones como el sol que nunca se atrasa.

Un muchacho que no fume y que tampoco tenga deseos de aprender . Que no le gusten los licores.

Un muchacho que cuando no sepa una cosa diga: “no sé” y cuando cometa un error diga: “me equivoque” y cuando se le pida que haga una cosa diga “voy hacerla”.

Un muchacho que hable con la frente alta y diga siempre la verdad, cueste lo que cueste.

Un muchacho que demuestre interés en hablar bien su lengua.

Un muchacho que guste de leer libros buenos y sanos

Un muchacho que sea bueno con su madre y tenga más intimidad para con ella que con nadie.

Un muchacho cuya presencia inspire confianza.

Un muchacho que no sea hipócrita ni pedante, si no franco y agradable feliz y lleno de vida.

A este muchacho se le necesita en todas partes: la familia lo necesita, la escuela lo necesita, la patria, la iglesia y la FUNDACIÓN CRISTIANA MANÁ lo necesitan, todo el mundo lo necesita.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: