Quizá no es el mejor momento para escribir este artículo, porque faltan apenas unas horas para que comience el gran premio de Malasia de Fórmula 1, pero lo cierto es que, hasta ahora, Michael Schumacher está decepcionando en su vuelta a la competición.

En primer lugar, no soy alonsista, o sea que, no sólo no soy contrario al piloto alemán, sino que le considero el mejor de los que hoy componen la parrilla. Por supuesto, está a la altura de los más grandes.

Pero, por varias razones, no está, de momento, donde todos, incluido él (supongo), esperábamos. La primera que me viene a la cabeza es la inactividad. Aunque parece estar físicamente como un toro, 3 años sin competir son muchos, y quizá necesite algunas semanas más para recuperar el ritmo de competición.

La segunda puede ser el coche. El Mercedes GP no está a la altura de sus máximos rivales: Red Bull, McLaren y, sobre todo, Ferrari. Sin embargo, no olvido la presencia en el equipo de Ross Brawn, quizá la persona que más sabe de Fórmula 1 del mundo. Estoy seguro de que algo tiene bajo la manga.

La tercera, los rivales. Donde antes era uno sólo, ahora hay hasta siete, incluyendo a su compañero. Nico Rosberg está demostrando que está a la altura, y consigue acabar por delante del "Kaiser" una vez sí y otra también. De todas formas, hay que esperar a que la temporada esté algo más avanzada para sacar conclusiones más completas.

No que no es de recibo es la defensa y el ataque de algunos periodistas a favor o en contra de unos y otros pilotos. Si Pedro de la Rosa necesita un tiempo de adaptación a su vuelta a la competición, también lo necesita Schumacher. Por cierto, me gustaría saber por qué se alegra tanto Antonio Lobato, de LaSexta, cada vez que el alemán tiene algún problema o no tiene una buena actuación.

El tiempo dirá.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: