Para competir en concursos de belleza infantil, su madre ha convertido a la pequeña Savanna de apenas tres años, en una imagen que no corresponde a su edad. "Yo solo quiero que ella tenga la oportunidad de ganar", comenta la madre que viste a la niña como una modelo de pasarela, le tiñe el pelo de rubio y la lleva a sesiones de bronceado con un spray especial. Parece ser que hasta el momento ya se ha gastado 5 mil dólares en el cuidado de la pequeña y se teme que en un futuro pueda aplicarle bótox.

fotografia

La pequeña nació en Michigan (Estados Unidos) y compite en todos los certámenes de belleza infantil que se celebran ya que la fijación de la madre para que la niña triunfe no tiene límites. Laura Jackson, asegura que su hija es feliz y que nunca obliga a su niña hacer algo que no le guste. "Yo no soy de esas madres que gritan desde las gradas exigiéndo esforzarse más. Savanna ama ser el centro de atención".

fotografia

Al igual que la llamada reina de la belleza infantil, Eden Wood, que tiene su propia muñeca y un gran negocio con todo lo que a ella se refiere, mucha niñas aspiran a seguir sus pasos, más si cabe son las madres que las mentalizan y adiestran para conseguir fama y por añadidura dinero, que es en realidad lo que mueve estos concursos y transforma a las niñas en grotescas  caricaturas de ellas mismas.

fotografia

Los concursos de belleza infantil, tienen gran auge en Estados Unidos y son muchas las madres que piensan que sus hijas pueden ser una buena fuente de ingresos, por lo que no dudan en someterlas a duras jornadas de entrenamiento. Savanna tiene un profesor que le enseña a desfilar y diferentes poses que tiene que adoptar cuando está ante fotógrafos y en el escenario en competición.

fotografia

El programa "Toddlers and Tiaras" es el reality show más famoso de belleza infantil y en latinoamérica se llama "Princesítas" donde niños y niñas compiten para llevarse los mejores premios. Pese a que estos concursos de belleza infantil reciben diversas críticas por el uso de las vestimentas, las pelucas, pestañas postizas y sesiones de bronceado a las que las niñas son sometidas, lo cierto es que cada vez son más las mamás que aspiran a que sus niñas formen parte de este grotesco y censurable espectáculo infantil.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: