Reconozco que es un punto machista decir que: tengo la sensación de que para ella lo habría hecho mal de todos los modos.

Sitúo: voy a hacer la compra. La lista la hace ella. Me la explica. La verdad es que le presto la atención justita. Pero llegamos a una palabra: sartén mediana. Centro todo mi interés y le digo, dame una medida. Vuelve de la cocina y apunta 20 cm.

Voy a reconocer más cosas: podría haber mirado la sarten para hacerme una idea, podría haber tomado las medidas yo... en fin. Seguro que yo podría haber hecho algo más.

En el super me entretengo con las sartenes, comparo muchos tipos, clases y colores. Tengo claro el tamaño, aunque la verlas ciertamente me parecen algo pequeñas, pero está claro: 20 cm.

Llego a casa. La bronca es monumental: esta sartén es pequeña. Pongo cara de incredulidad: en la lista está apuntado 20 cm, en la caja pone 20 cm. Pero eran 20 cm de culo.

Ya voy yo a descambiarla. Es que lo tengo que hacer todo. Vale, cariño, vete mientras coloco las  doce bolsas de compra que acabo de traer. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: