fotografia

Las montañas que rodean el Valle de Nuria alcanzan los tres mil metros y en los últimos tiempos este lugar de gran belleza, se ha convertido en un lugar para el destino turìstico de los que gustan de disfrutar de los deportes de invierno. Para contemplar la belleza natural de este valle, se puede acceder a pie desde la población de Queralbs o también optar por el tren cremallera que tiene un recorrido de 12,5 kilómetros y alcanza un desnivel de más de 1.000 metros.

fotografia

fotografia

El Santuario de Nuria es un lugar de peregrinaje donde se realizan retiros espirituales. Los presvíteros y el equipo que está al cuidado del Santuario, están siempre disponibles para ofrecer un ambiente espiritual para todo el que lo solicite. Por otra parte, los amantes del deporte de invierno encuentran en el Valle de Nuria un entorno que no se parece a ningún otro, donde pueden practicar esquí de montaña,  raquetas o tiro al arco. El Hotel Valle de Nuria que se ha renovado totalmente garantiza un excelente confort. También los apartamentos diseñados con un ambiente cálido son espacios autónomos excelentes para familias o parejas que desean más intimidad.

fotografia

fotografia

Si se visita este lugar en primavera o verano se puede practicar otras actividades como paseo a caballo, senderísmo, tiro al arco o disfrutar de un paseo en barca o canoa. Según la leyenda, San Gil fue un anacoreta que llegó al valle a principios del año 700 y se dispuso a vivir una vida de recogimiento y meditación y talló una virgen de madera que era su compañía. Cuando los árabes invadieron la península se vió obligado a huír y para que no destruyeran la virgen la escondió en el fondo de una cueva junto con la cruz, una campana que le servía para llamar a los pastores a rezar, y una olla donde hacía la comida que repartía a los pastores.

fotografia

En 1072, llegó al valle un tal Amadeo que decía buscar una virgen por una revelación divina. Construyó una pequeña capilla y cuando por fin encontró la virgen que estaba escondida en la cueva, junta a la cruz, la campana y la olla, lo trasladó todo a la capilla. esta historia curiosa, se ha trasmitido de padres a hijos hasta nuestros días y se ha dado la curiosa costumbre de que las mujeres que desean tener hijos, colocan la cabeza bajo la olla de San Gil y hacen sonar la campana. Cada repique quiere decir los hijos que quieren tener y que quieren que la virgen de Nuria les conceda.

fotografia

fotografia

El Valle de Nuria tiene en total diez pistas de esquí y una pista especial para trineos. Tanto en verano como en invierno, los que desean un lugar tranquilo, de gran belleza natural sorprendente, es el lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y salvaje tan difícil de encontrar, pues ya no existen lugares como este Valle de Nuria de larga y sorprendente historia.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: