SANTO TORIBIO ROMO

Con motivo de la lucha cristera a principios del siglo XX, muchos fueron los laicos y sacerdotes que dieron su vida. Entre los 29 mártires llevados a los altares por la Iglesia Católica está el sacerdote TORIBIO ROMO quien ahora es reconocido y venerado como Santo Toribio Romo.

Toribio Romo como sacerdote

Oriundo de los Altos de Jalisco, una región ubicada al noreste de la capital del estado, Guadalajara, TORIBIO ROMO vio la luz de este mundo un 16 de abril de 1900 en Santa Ana de Guadalupe, ranchería del municipio de Jalostotitlán.

A la edad de los 12 años Toribio Romo ingresó al Seminario auxiliar de San Juan de los Lagos para iniciar su formación desde el nivel secundaria. A la edad de 21 años pasó al Seminario de Guadalajara donde el 22 de septiembre de 1922 recibió el orden diaconal y meses después, el 23 de diciembre de ese mismo año fue consogrado sacerdote de manos del entonces Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez.

Previo a la persecución religiosa Toribio Romo ya había estado como vicario en Sayula, Tuxpan, Yahualica y Cuquío. Estando en este último pueblo, fue cuando el entonces presidente de la República Plutarco Elías Calles, quien inspirado en el laicismo de Benito Juárez, se propuso llevar a la práctica a finales de 1926 las reformas de éste empezando por administrar las actividades de Culto de las Iglesias, entre ellas la Católica, para lo cual prohibiría la actividad libre de los sacerdotes y feligreses, imponiendo sólo cierta cantidad de celebraciones de sacramentos y eucaristías. En respuesta, hubo oposición, esto irritó al gobierno quien decidió presionar hasta realizar una persecución a muerte de todo aquel que militara abiertamente su fe en Cristo y María.

En el año de 1929 a Toribio Romo le fue encomendada por sus superiores la parroquia de Tequila, Jalisco, donde la actividad anticlerical era feroz, por lo que decidió no habitar el curato de la parroquia, sino irse a la barranca de Agua Caliente. Para el 22 de febrero de 1928, presintiendo el ofrecimiento que de su vida habría de hacer a Dios, se confesó con su hermano Román quien había sido recientemente ordenado y enviado como su vicario.

Así, el sábado 25 de febrero de 1928 por la madrugada un grupo de soldados ingreso a la casa donde Toribio Romo habitaba, inmediatamente un soldado lo señaló como el cura, entonces el próximo SANTO  pronunciará su celebre frase “Si soy… pero no me maten”, a lo que le siguió una descarga de armas que aquellos quienes lo asesinaron.

El santo es velado por los fieles

Toribio Romo fue elevado a los altares, junto con otros 28 mártires, el 21 de mayo del 2000 por Juan Pablo II, ahora San Juan Pablo II.

Santo Toribio Romo es venerado por fieles que acuden hasta su pueblo natal, Santa Ana de Guadalupe. Es el patrono de los migrantes ya que son muchos los relatos de migrantes que dicen haber recibido su ayuda en momentos difíciles de su cruce de la frontera desde México a Estados Unidos.

Lugar donde se venera a Santo Toribio Romo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: