fotografia

Que no deben comerse con frecuencia, se ha dicho siempre y que son solo para un día que tengamos prisa, pues si se consumen un largo tiempo son perjudiciales para el estómago principalmente. Los primeros que aconsejan comer comidas cocinadas en casa (cocina casera) son los médicos, que no paran de recomendar la dieta mediterránea y los platos que llamamos de cuchara. Pero muchas veces, la tentación puede más que los consejos y las llamativas fotografías en los envases del pollo empanado, croquetas, salmón empanado, etc, hacen que echemos al carro de la compra varios de estos productos precocinados

fotografia

Actualmente, con el problema de la carne de caballo en las hamburguesas, lasañas, etc, las dudas se disparan y es inevitable preguntarse, ¿sabemos lo que comemos?. Las cadenas de producción de precocinados están en el ojo del huracán tras haberse comprobado el fraude en el etiquetado de la composición del producto. Y este fraude económico no es lo peor que nos puede pasar. Con mucha diferencia de lo que cocinamos en casa, si consumimos estos productos no sabemos con que aceite o grasa se ha condimentado.

fotografia

Cuando en la etiqueta dice aceite vegetal, no sabemos si es de girasol o de palma o si contiene grasas de otro tipo que puedan ser perjudiciales para la salud. El sodio se utiliza como conservante desde hace muchos años y es frecuente que estos productos tengan un sabor fuerte con más sal o azúcar que los platos caseros. Muchas personas jóvenes que se independizan, en pocos meses engordan y ello es debido al consumo de platos preparados de este tipo.

fotografia

Las grasas saturadas son abundantes y hacen aumentar el colesterol así como otros ingredientes, harinas de baja calidad, etc. Tras varios episodios de fraudes en la producción de alimentos precocinados, hacen que se despierten las alarmas ya que la crisis que se vive en España  hace que las estafas entren a formar parte de la producción de los  alimentos más consumidos y esto se puede pagar muy caro. La falta de ética de algunas empresas hace que se despierten las alertas de que pueden engañarnos con el fin de economizar en la producción de sus productos, por ello pensemos en ponernos a cocinar con más frecuencia que seguro que nuestro bolsillo y el estómago nos lo agradecerá.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: